238 millones de dólares por un apartamento

No es que me escandalicen las cifras de compra y venta de bienes por considerarlas inmorales, cada uno que haga lo que quiera con su dinero, pero esta semana se ha vendido un apartamento en New York por 238 millones de dólares y no sé qué pensar.

Creo que Cristiano Ronaldo o Messi, por citar a dos millonarios que conocen en todo el mundo, tendrían dificultades económicas si comprasen esa cada.

En cualquier caso ahí queda esa cifra, nuevo récord en Estados Unidos. Publico esto para, cuando repase dentro de 10 años lo publicado en este blog, ver cómo ha evolucionado el mundo y comprobar si, 10 años después, ya sé qué pensar sobre esta operación.

Sentimientos encontrados con el cambio de modelo de Ulysses

Ayer antes de dormir hice el repaso habitual a mi timeline de Twitter y vi que The Soulmen, la empresa detrás de Ulysses, había decidido modificar su modelo de negocio y se cambiaba en ese mismo momento de pago por licencia a suscripción.

La noticia me pilló desprevenido y al ser un tema que me interesa por las diversas implicaciones que esto tiene para mí, me puse a leer su post de anuncio, el mucho más completo post de su fundador explicando las motivaciones y las decenas de respuestas de los usuarios en Twiter, unas con apoyos inmediatos, otras muchas con graves descalificaciones y otras acusándoles de mentirosos porque hace algo más de un año dijeron que no se pasarían al modelo de suscripción.

Aunque al principio este anuncio no me gustó porque efectivamente y como temíamos el tema de las suscripciones se está yendo de las manos y todo tiene un límite, tras leer el post completo del fundador entiendo su decisión. Su lucha permanente era conseguir usuarios nuevos para poder seguir vendiendo licencias, centrándose sobre todo en añadir funcionalidades mientras se dejaba de lado la posibilidad de mejorar las existentes ya que ‘seguir igual’ no vende.

Entiendo que haya gente que deteste las suscripciones y otros que no utilicen tanto Ulysses como para plantearse pagar de forma recurrente por la aplicación, pero en mi caso no albergo muchas dudas. Utilizo Ulysses a diario desde marzo de 2016 cuando invertí 70€ en comprarla (45€ la versión para macOS, 25€ la de iOS) y es parte fundamental en mi flujo de trabajo. Podría trabajar con otras opciones, pero desde luego no lo haría tan rápido y tan cómodo como lo hago con Ulysses y no por estar acostumbrado a ella, sino porque no existe una aplicación de notas y escritura con opciones de publicación que permita hacer lo que yo hago de forma más organizada, rápida y sencilla.

El tiempo es dinero y Ulysses me ahorra tiempo. Se suele trabajar por dinero y con Ulysses puedo trabajar mejor. Considero que comprometerme a pagar 2,5€ al mes por usar su aplicación —los antiguos compradores tenemos un precio especial de por vida con un descuento del 50 por ciento sobre los 5€ que cuesta al mes la suscripción si se opta por pago mensual— es una oferta que no puedo rechazar.

Otra cosa es el nefasto trabajo que desde The Soulmen han hecho a la hora de comunicar públicamente el cambio, de implementar los descuentos a antiguos compradores y de establecer los periodos gratuitos de uso a los mismos. Esta parte ha sido y está siendo un completo caos porque hay gente que ha perdido sus periodos gratuitos por suscribirse rápido y otros, como yo, que deberían tener mucho más tiempo de periodo gratuito ateniéndonos al precio de suscripción que han puesto y al tiempo que ha pasado desde que compramos la licencia. La moraleja que saco de esto último es que de todo se aprende, incluyendo errores propios y ajenos.

¿Mujer de ex presidente de gobierno rica? ¿Por qué no?

En una reciente e interesante entrevista que Bill Simmons ha realizado a Barack Obama para GQ se puede leer una de las miles de diferencias que existen entre España y Estados Unidos.

“¿Te asusta que tu mujer pueda tener un programa de televisión que genere cientos de millones y tu seas el secundario? Porque es una posibilidad. Podría hacerlo si quiere”, pregunta Simmons al hombre más poderoso del planeta.

La respuesta de Obama, aclaratoria:

“Si eso es lo que quiere no tengo ningún problema en que gane un montón de dinero. No hay nada malo en ello”.

¿Qué pasaría en España si Rajoy, Zapatero o Aznar hablasen como Obama? Guerra civil no, pero casi. Se les acusaría de todo.

¿Cómo crees que será el futuro?

Hoy es un día como otro cualquiera. En realidad que sea 21 de octubre de 2015 y que la fecha coincida con la que llegaron Marty McFly y Emmet Brown al futuro no es importante ni un hito. Es un simple miércoles de otoño.

Pero hoy es un día perfecto para recordar ‘Regreso al futuro II’, porque haciéndolo podemos pararnos un momento a pensar dónde estamos y qué tenemos a nuestro alcance comparándonos con las imágenes de la famosa película.

Sigue leyendo “¿Cómo crees que será el futuro?”