Somos mucho diciendo lo mismo

Dos excelentes reflexiones acerca del momento en el que estamos los medios de comunicación.

En la primera una periodista explica cómo pasó de escribir lo que se podrían considerar exclusivas porque nadie más lo hacía a ver cinco años después cómo lo que ella contaba era básicamente lo mismo que otros muchos. Eso que les acabó llevando a la hipérbole y el clickbait para conseguir más visitas. Muchos contaban lo mismo y había que llamar la atención.

There were too many of us doing the same job. When I started reporting in 2006 on fresh new companies like Facebook and Twitter, it was a novelty beat that sometimes came across to my senior colleagues as a gimmick. Five years later, there were so many reporters covering Mark Zuckerberg’s every move that we scrambled to make our individual interpretations as original as possible to the point of hyperbole. Or we groveled for ‘exclusive’ stories that frankly had no business being in the spotlight. We got hooked on the cocaine of the media industry: clickbait.

La segunda, reflexión sobre el anterior párrafo. Hoy en día se informa de todo en todos los medios:

Caroline McCarthy, one of my favorite writers from an earlier generation of Internet writers, sums up what ails digital media. It is not just Zuckerberg, but every aspect is covered by everyone in media, with no particular insight, no brand loyalty and just nothing but distrust of readers. The cult of growth at any cost means that publications have lost what made them special.

om.co

Ya no extraña que El Mundo tenga contenidos que nada tengan que ver con la actualidad, que Marca se adentre en Operación Triunfo cuando sea oportuno o que en Diario SUR se hable de la cesta de la compra de Amaia vía Instagram.

Como ya no hay papel que limite lo que cabe en una publicación y los medios están obligados a publicar cuanto más mejor para obtener migajas publicitarias, pues pasa eso, que hay de todo en todos lados y cada tema de actualidad se explota sin pudor aunque no tenga que ver contigo. Y a veces ni con esas te salvas.

Esto me lleva a la tercera reflexión, mía.

Cuando arranqué nbamaniacs no existían Basket4us, Kiaenzona, NBA.es o Somosbasket por citar a algunos medios relacionados con la NBA; las secciones de AS y Marca cubriendo la NBA eran menores. Hoy todos ellos existen y todos son competencia directa del medio que creé en 2008 —sin saber bien lo que estaba haciendo— y todos, muchas veces, hablamos de lo mismo porque si bien el espacio disponible para escribir es ilimitado, la actualidad sobre la NBA sí es limitada.

¿Cómo sobrevivir, mantenerse o crecer en este contexto? Rezando para que la publicidad programática no sea cada vez más barata, siendo veraces, aportando diferenciación en el contenido, haciendo comunidad y no dependiendo en gran medida de que Google, Facebook o Twitter te perjudiquen en cualquier momento por un camino en su algoritmo. De nada sirve replicar la misma noticia sin aportar ese algo más, ese extra que haga que el lector, que tiene a la misma distancia a cualquier web del mundo, un click, visite la tuya siempre.

Publicado por Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para comentar este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.