‘Firewatch’

Si no te gustan los videojuegos, éste te gustará. Si te gustan, también.

‘Firewatch’ es el primer videojuego que termino en meses. Sin tiempo para poder disfrutar de títulos que superan las 10, 20 o incluso 30 horas de juego, ‘Firewatch’ me llamó la atención por ser el típico título que puedes completar en una tarde.

“Algo ligero”, pensé. Tal vez en horas, pero desde luego no en la experiencia vivida.

Después de más de tres décadas en contacto con videojuegos, cada vez soy más exigente con los que dedico tiempo. No me interesa matar sin fin, ni subir a nivel 99 ni ganar guerras. Busco, sobre todo, experiencias e inmersión y eso es lo que me ha proporcionado ‘Firewatch’.

Quería perderme en un bosque de Wyoming, disfrutar de la soledad y admirar paisajes y de repente me encontré con eso y mucho más. Han sido unas horas inolvidables, aunque yo lo he vivido como un verano completo e intenso. 

¿Quieres tener Office? Elige entre estas 21 opciones

Mira que Microsoft está haciendo cosas bien, como por ejemplo tener la mejor suite de ofimática para iOS por delante de Google o la propia Apple, pero se ve que en la empresa de Redmond aún quedan muchas costumbres del pasado que no quieren perder.

Éstas son las opciones de suscripción o venta que ofrece Microsoft a quien quiera contratar Office en febrero de 2016:

  • Office 365 Hogar, 10€/mes.
  • Office 365 Personal, 7€/mes.
  • Office Hogar y Estudiantes 2016, 149€ en pago único.
  • Office Hogar y Empresas 2016, 279€ en pago único.
  • Office Profesional 2016, 539€ en pago único.
  • Office Hogar y Estudiantes 2016 para Mac, 149€ en pago único.
  • Office Hogar y Empresas 2016 para Mac, 279€ en pago único.
  • Office 365 Educación, gratis.
  • Office 365 Hogar para Mac, 10€/mes.
  • Office 365 Personal para Mac, 7€/mes.
  • Office 365 Empresa Essentials, 4,20€/mes.
  • Office 365 Empresa, 8,80€/mes.
  • Office 365 Empresa Premium, 10,50€/mes.
  • Office 365 ProPlus, 12,90€/mes.
  • Office 365 Enterprise E1, 6,70€/mes.
  • Office 365 Enterprise E3, 19,70€/mes.
  • Office 365 Enterprise E5, 34,40€/mes.
  • Office 365 Empresa Essentials para ONG, gratis.
  • Office 365 Empresa Premium para ONG, 1,70€/mes.
  • Office 365 para ONG E1, gratis.
  • Office 365 para ONG E3, 4,40€/mes.

Si no he contado mal son 21 alternativas diferentes sin añadir las que existen en caso de planes para la Administración Pública. Entiendo que Office es especial y que lo utiliza todo tipo de gente, pero en la sencillez y la claridad ante sus clientes reside parte del éxito para una empresa.

No puede ser, como me sucedió a mí, que un cliente esté 10 minutos navegando por la web de Microsoft comparando tablas y secciones, leyendo letra pequeña y cargando multitud de páginas para ver qué opción de suscripción elige.

¿Llegando al límite de las suscripciones digitales?

Algunos soñábamos con las suscripciones a servicios digitales para dejar de ser piratas, pero se nos empiezan a amontonar los compromisos.

Partiendo de la base de que soy un firme defensor de los servicios de suscripción para acceder de manera regular y legal a todo tipo de contenido digital, no termino de ver claro hacia donde va a tirar el mercado en cuanto a seguir apoyando este comportamiento de la suscripción y pago mensual.

Esta muy bien y ‘mola’ suscribirnos a servicios a los que sacamos (o creemos que vamos a sacar) partido. La situación comienza más o menos así:

— “Netflix está genial y el primer mes es gratis. Me apunto”.
— “Con Apple Music o Spotify tienes toda la música que quieras y te olvidas de todo y al principio es gratis. Venga, dale al botón”.
— “Necesito espacio en la nube y Google y Apple casi lo regalan. Ni lo pienso”.
— “Este blog está genial y por el precio de un par de cafés me aporta un contenido interesante. Allá va mi cuenta Paypal”.
Continuar leyendo “¿Llegando al límite de las suscripciones digitales?”

Twitter acertaría con el cambio

Parece cuestión de tiempo que Twitter sea más atractivo para muchos y bastante peor para mí.

Según Buzzfeed, a partir de la próxima semana el timeline de Twitter pasará de estar ordenado cronológicamente a estar basado en algoritmos que mostrarán al usuario los tuits que considere más interesantes para él independientemente de la hora en la que fueron escritos. Como funciona Facebook desde hace tiempo, vaya.

Dejé de user Facebook precisamente a causa de ese algoritmo ya que me gusta leer lo que yo quiera y no lo que dicte una maldita máquina por mucha inteligencia artificial que se le otorgue, pero creo que este es un buen cambio para el futuro de Twitter. No para mí ya que lo odio profundamente, pero sí para otros muchos.

Introduje Twitter en mi grupo de amigos en 2008 y en 2015 bastante menos de la mitad de ellos lo seguía utilizando. Al contrario de Facebook o Instagram, donde siempre que abren el servicio encuentran contenido que les gusta, Twitter les dejó de atraer precisamente porque entraban y no veían nada interesante para ellos y la época de escribir tuits cada vez que respirábamos o nos tirábamos un pedo ya pasó.

Es ahí donde ha fallado Twitter, en la masa de usuarios, en ‘el pueblo llano’. A los tecnológicos Twitter nos enganchó para siempre hace mucho y seguiremos usándolo a la antigua usanza mediante aplicaciones como Tweetbot mientras @jack lo permita, pero los cientos de millones de personas que o bien abandonaron Twitter o bien nunca se registraron, son los que busca ahora su consejo directivo.

Y tal vez que un algoritmo enseñe a esos cientos de millones lo que quieren ver sea el camino más corto para conseguirlo aunque su CEO por el momento se haya apresurado a decir que no van a cambiar el timeline “en la próxima semana”.

Day One 2: seguridad y privacidad deben ser lo primero

Bloom ha lanzado hoy en la App Store la segunda versión de su gran aplicación para escribir un diario, Day One 2. Sin entrar en detalles sobre el precio de las versiones de iOS (9,99€) y OS X (39,99€), las cuales, por cierto, tendrán un descuento del 50 por ciento durante los primeros días a la venta, hay dos cosas que me inquietan: la seguridad y privacidad. Continuar leyendo “Day One 2: seguridad y privacidad deben ser lo primero”

Escribir bien

Hace meses decidí que lo de escribir de manera civilizada atendiendo a las normas marcadas por la R.A.E. debía ser una prioridad para mí. Escribir más de 1.000 palabras a diario desde hace años para lectores, clientes y amigos es algo que prácticamente me obliga a ello.

Es cierto que la época de no querer usar tildes o los ‘xq’ la dejé atrás con el cambio de siglo y el abandono de la adolescencia, pero no ha sido hasta hace relativamente poco cuando me he propuesto cumplir concienzudamente con las normas de nuestro lenguaje. Simplemente quiero que lo que yo escriba en un blog, email o mensaje privado sea agradable, respetuoso y fácil de leer y entender esté dirigido a quien esté dirigido.

Se acabó el no usar el signo de exclamación inicial, no terminar las frases con un punto o abusar de anglicismos. Entiendo que el lenguaje está para entendernos y que un “ola que tal!” es, en esencia, un “Hola, ¿qué tal? ”, pero las cosas, haciéndolas bien hechas es como mejor se hacen.

Adiós al ordenador, basta tener un iPad (o un iPhone)

¿Es imposible dejar de lado el ordenador o realmente lo que nos impide dar el paso es el miedo y las viejas costumbres?

Llevamos ya un tiempo en el que muchos de los gurús tecnológicos abogan por iOS como el sistema operativo del futuro y como la mejor opción para la inmensa mayoría de usuarios. Esos gurús argumentan que iOS ya está lo suficientemente maduro como para que sea el mejor sistema para nuestras necesidades y abogan por el abandono de ese viejo ‘camión’, el ordenador. Continuar leyendo “Adiós al ordenador, basta tener un iPad (o un iPhone)”