Real Madrid, me dueles

- - Deportes

El fútbol me ha regalado algunas de las mayores alegrías de mi vida, pero también grandes pesares, como el que vivo desde anoche. El fútbol tiene estas cosas.

Air Max Zero, la zapatilla perdida durante 29 años

- - Zapatillas

La próxima semana Nike pondrá a la venta la Air Max Zero, una zapatilla inédita que ha necesitado de muchos años para ser creada.

Exactamente 29. Tinker Hatfield, uno de los mitos del diseño en el mundo de las zapatillas, comenzó a trabajar en el concepto Air Max en 1986 y creó un boceto de una zapatilla que no podía fabricarse en la época por lo limitado de la tecnología en aquel momento.

Años después, Graeme McMillan, otro diseñador que buscaba ideas para celebrar el segundo Air Max Day, encontró en los archivos de Nike ese prototipo de 1986 y decidió ver qué se podía hacer ahora.

El resultado es la Air Max Zero, una zapatilla diseñada hace casi tres décadas y construida con tecnologías y materiales del siglo XXI como Fuse, Phylon o Engineered Mesh.

La nueva Apple

- - Apple, Gadgets

La Apple de 2015 es una Apple que me gusta mucho menos que la de hace años. Lejos de taparme los ojos y pensar que Apple es una ONG que deba hacerme feliz, sé que Apple está para ganar dinero, el máximo posible.

Pero hay formas y formas de hacer las cosas. La Apple de 2015 es una Apple colega, moderna, cool, afeminada en exceso y entregada a la misión de crear una imagen de perfección y fashionismo que en algunos casos resulta ridícula.

Está claro que Apple ya no es un underdog que deba transgredir y arriesgar en exceso porque su estatus en el mercado es el que es, pero se está cruzando un límite, al menos para algunos usuarios de la vieja escuela.

Apple is cool

No sé exactamente por qué, pero ayer pasé vergüenza ajena cuando, durante la keynote de Apple, se proyectó un vídeo de una modelo corriendo entre africanos en Tanzania pasando en la siguiente escena a estar preocupada por ellos mientras lucía un Apple Watch. Too much for my body.

No quiero esta mierda, hablando claro. Ni en publicidad ni en producto. No quiero comprarme algo que me lo venden así, ni tampoco quiero un dispositivo que no sirve para mucho y que lo hace casi todo peor y más incómodo que en un teléfono.

Por que siendo sinceros, ¿para qué sirve un Apple Watch aparte de para dar la hora? Revisemos los puntos que destaca Apple en su web:

  • Un dispositivo personal. ¿Esto cómo te lo comes? Según Apple al llevarlo puesto es algo más personal. WTF.
  • Preciso. Apple defiende que es un reloj de precisión absoluta, como los relojes de gama alta… siempre y cuando lo tengas emparejado con un iPhone, claro. Por si solo no es tan preciso.
  • Más conexión. ¿Para qué? ¿Para mandarte mensajes y dibujitos? ¿Pero eso no lo hacemos ya?
  • Vigilancia de tu ejercicio físico. El elemento motivador lo tiene, sí, pero es un instrumento que en este sentido tiene grandes carencias si lo comparas con objetos tan dispares como un reloj con GPS incorporado o una de las pulseras cuantificadoras de última generación. ¿Correr con un iPhone pegado al brazo? ¿No poder controlar el sueño? ¿Hola?

Se terminó. Según Apple esos cuatro puntos son los más destacados del Apple Watch. Claramente insuficientes para que me motiven a desembolsar entre 400€ y —supongo— los 18.000€ que costará la versión más cara y dorada.

Porque esa es otra.

El color dorado, que si bien puede tener un pase en ciertos productos, ha logrado el protagonismo máximo en el nuevo MacBook. El portátil de Apple en color oro es una oda a la nueva vía de diseño impuesta por Tim Cook a la vez que se encarga de mancillar el legado de los ordenadores portátiles de Apple: es el primer MacBook que no tiene una manzana iluminada, seña de identidad de la compañía durante tres lustros.

Ojo, es un ordenador que tiene numerosas virtudes como su tamaño, peso y pantalla, pero el detalle de eliminar la iluminación en la manzana me hace difícil digerir su presentación.

Incongruencias futuras por mi parte

La tecnología avanza tanto que probablemente en el año que viene seré poseedor de un Apple Watch y de un MacBook. Del Apple Watch a buen seguro no en esta primera ocasión por sus múltiples lagunas, y del ordenador casi puedo decir lo mismo, porque estas versiones iniciales de ambos dispositivos serán realmente mejorados el año que viene.

Ya me imagino a Cook gritando en el escenario: “¡Y ahora puedes correr solo con el Apple Watch dejando tu iPhone en casa!”, o “¡El nuevo teclado tan chulo del MacBook ya está disponible en toda la gama de ordenadores!”.

El detalle positivo

Lo que más me gusto de la presentación del lunes 9 de marzo fueron dos cosas. Por un lado creo que ResearchKit será un elemento importante en la mejora de la salud y la investigación médica en el futuro y eso es algo que hay que agradecer sí o sí.

Por otro, Apple tuvo la delicadeza de llevar invitado a la keynote a Federico Vittici, el blogger, que bajo mi punto de vista, produce el mejor contenido sobre iOS que es escribe en este mundo. Viticci superó un cáncer mientras no dejaba de crear contenido e inspirar a los demás. Su último gran post, es prueba de ello.

No me bajo del tren

Llevo usando un iPhone casi 7 años y estoy encantado de la vida con el iPhone 6 Plus. Uso un iPad a diario. No me planteo cambiar de sistema operativo, al menos mientras la tierra siga siendo redonda.

Pero estas cositas, este relojito que no hace mucho salvo complicarte la vida y este ordenadorcito que ahora también lo puedes comprar dorado y no se ilumina la manzana, duelen.

El caso de los usuarios tóxicos de Twitter

- - Varios

Hace poco alguien publicó un post bastante crítico con más de medio centenar de usuarios de Twitter que han acumulado millones de seguidores con el paso de los años.

Esos usuarios, tóxicos según el autor que redactó el post, han tenido un crecimiento permanente en audiencia basando su línea editorial en el ataque continuo a la derecha política de España escondido bajo el humor sarcástico e irónico.

Casualmente, el 99% de los chistes suelen ser contra gente del PP o de su círculo.

Independientemente de hablar de política en este blog, algo que no tengo ganas de hacer, sí quiero romper una lanza a favor de un artículo así, un texto que pone en el disparadero a personas que atacan diariamente a otras personas —habitualmente camuflados en un seudónimo— pero que como son divertidos y guays, merecen ser retuiteados hasta la saciedad.

No estoy de acuerdo con todo lo que se dice en el mencionado post, pero casualmente cuando llegué al listado de usuarios tóxicos, vi que yo también tenía bloqueados a algunos de ellos, concretamente a 10.

¿Por qué? Porque me cansé de leer el mismo humor zafio y con tufillo izquierdista sin pedirlo día tras día gracias a los cientos de retuits que suele acumular cualquier actualización que se escriba desde esas cuentas.

Y voy más allá. En mi lista de usuarios bloqueados no hay ningún usuario de clara línea de derechas o miembro del PP; entre la gente a la que sigo tampoco hay gente así. ¿A qué se debe? Pues a que no me ha llegado ni me llega propaganda de derechas de forma permanente sin pedirla. Supongo que existirá, pero yo no la veo nunca así que no tengo necesidad de bloquearla porque de hecho no sé ni dónde empezar a buscar.

Cuentas como El Barón Rojo, Barbijaputa, Masa Enfurecida, Gerardotc o Cristina Pardo son una pesadilla para aquellos que no queremos estar siendo recordados de forma permanente lo que está bien y lo que está mal a la vez que se ridiculiza a otras personas.

Tal vez todo esta línea de acción de pensamiento politizado y satirizado se pueda resumir en un tuit:

Por cierto, no tengo idea de votar al PP en las próximas elecciones. Ni tampoco a Podemos.

Por qué el cierre de Google Noticias supone un fuerte varapalo para mí y para todos

- - Internet

Hoy hemos conocido la respuesta de Google en lo que respecta a la nueva ley española de la Propiedad Intelectual que se aprobó el pasado 30 de octubre: Google Noticias cerrará el próximo 16 de diciembre de 2014.

La decisión de Google, totalmente comprensible debido al atropello que supone aplicar la nueva ley, es un duro golpe a la llamada sociedad de la información.

Dentro de pocos días ningún ciudadano español podrá buscar noticias de actualidad de forma rápida y global mediante Google Noticias debido a la presión que ha ejercido AEDE -la asociación de los grandes grupos de comunicación españoles- para que esta ley de locos se apruebe.

Personalmente esta decisión supone un gran palo para mi trabajo relacionado con Internet. nbamaniacs, la web sobre noticias NBA que creé en 2008, se beneficiaba enormemente de Google Noticias. Desde que el equipo editorial de Google aceptó la inclusión de mi web en su servicio, miles de lectores llegaban diariamente a la página desde Google Noticias. Esos lectores buscaban noticias sobre la NBA en español y nbamaniacs aparecía siempre en las primeras posiciones debido a que nuestrO trabajo en lo que se refiere a informar sobre la NBA ha sido constante 365 días al año desde hace casi un lustro.

Ahora, todos esos miles de lectores españoles que buscaban noticias sobre la NBA a diario, no podrán buscarlo mediante este servicio, con el consiguiente varapalo para ellos al no encontrar información de calidad de forma fácil y para nosotros al verse resentida nuestra audiencia global y por tanto nuestros ingresos al mostrar menos publicidad a menos gente.

Por qué es una ley de locos

La ley española sobre la Propiedad Intelectual permitirá a partir de enero que sitios que muestran extractos de contenido con enlaces al contenido original (por ejemplo, que Google Noticias presente una pequeña parte de una noticia sobre Mariano Rajoy enlazando a su fuente original en ABC), estén obligados a pagar a la fuente original. Una absoluta locura. Para colmo, Google Noticias es un servicio gratuito que no muestra publicidad, por lo que no se beneficiaba directamente de mantener este servicio.

Si alguien quiere saber algo más sobre esta ley y la crónica de como se ha llegado a esta situación gracias al Partido Popular, puede leerse este artículo de Enrique Dans. El origen y funcionamiento de Google Noticias lo ha explicado de forma perfecta el responsable mundial del servicio en el blog oficial de Google España.

¿Qué hacer en esta situación?

Por el momento resignarse. Personalmente me aseguraré de no volver a visitar webs englobadas en AEDE (El Mundo, El País, ABC, etc) y de no votar jamás al Partido Popular.

Esta ley busca que los lectores solo entren a los medios que conocen de toda la vida (sin Google News se dificulta en mucho encontrar nuevos sitios de noticias) y que el Gobierno de España tenga una mejor imagen ante la ciudadanía gracias a que los grandes medios les tratarán con mayor favor como contraprestación por aprobar la ley de marras.

Microsoft Office, gratis para iPhone, iPad y Android

- - iOS, Productividad, Software

Si hace unos días ya comentaba que el anuncio de la integración de Office y Dropbox era algo genial para muchos usuarios que requieren usar en su iPad aplicaciones como Excel, hoy tenemos sorpresa nuevamente.

Microsoft ha anunciado que Office sed desde hoy gratis para los usuarios de iOS y Android a la vez que ha presentado las nuevas versiones de sus aplicaciones compatibles con iPhone.

Office para iPhone, iPad y Android ahora es gratis para aquellos usuarios personales que deseen crear y editar de forma básica documentos de Word, Excel y Power Point y además podrán guardar y sincronizar esos cambios en Dropbox.

La aplicaciones de Office para iPhone son las mismas que ya publicó Microsoft para iPad actualizadas para convertirse en versiones universales aptas para iPhone y iPad.

Hay que recordar que algunas funciones avanzadas de edición y la posibilidad de almacenar los archivos en OneDrive for Business y Dropbox for Business seguirán requiriendo una suscripción a Office 365.

El movimiento es una clara apuesta de Microsoft por tratar de mantener usuarios personales en sus herramientas que desde hace tiempo tenían a su disposición aplicaciones gratuitas con las que crear y editar en la nube documentos de texto, hojas de cálculo o presentaciones mediante iWork o Google Docs.