A pesar de que es posible utilizar Google Fotos y Fotos para iOS de forma simultánea, hace un par de años decidí dejar de usar Fotos de iOS y utilizar únicamente Google Fotos. Siendo usuario de iOS ninguna de las dos opciones es perfecta en sí misma, así que me quedé con la que mejor se adapta a lo que necesito en cuanto a almacenar, visualizar y compartir.

Ahora que ha salido Darkroom para iPad, una gran aplicación para la edición de fotografías, vuelvo a encontrarme con el único impedimento al usar Google Fotos en iOS: que toda la gestión de imágenes hay que hacerla desde la aplicación de Google Fotos, porque si lo haces desde cualquier otra app con acceso a la biblioteca de imágenes como Darkroom, acabarás con una biblioteca incompleta en Google Fotos.

Si borras una imagen en Darkroom seguirá en Google Fotos, por lo que tendrás que volver a borrar en Google Fotos; si editas en Darkroom, da igual que elijas la opción ‘modificar original’ o ‘guardar una copia’, porque en Google Fotos aparecerán dos copias de la misma foto.

Por tanto, el mismo consejo de siempre para los usuarios de Google Fotos: todas las fotos que se quieran borrar hay que borrarlas desde Google Fotos.

No pierdes el original

Aún así este sistema para gestionar el borrado no hace que pierdas las imágenes originales. No tendrás el original en Google Fotos, pero sí en Darkroom —o VSCO, Lightroom o la app que utilices para la edición de las imágenes—. Lo que más fastidia en este caso es que si editas un foto en Darkroom y luego exportas el resultado, en caso de querer borrar una de las copias en Google Fotos lo que seguramente querrás es borrar la imagen sin retocar. En ese caso, al borrar el original, pierdes cualquier posibilidad de volver a la imagen de inicios.

Publicado por Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para comentar este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.