Apple TV 4 (2015): lo bueno y lo malo

Desde hace un par de semanas soy poseedor del Apple TV 4. Aparte de comentar mis primeras impresiones en el primer capítulo del podcast Muteados, durante estos días de pruebas he podido ir viendo los puntos fuertes y débiles de este dispositivo que ahora os cuento.

Lo bueno

  • Aplicaciones. Aunque esta característica podría ir perfectamente en el apartado “malo” debido a las escasas opciones disponibles, el poder instalar aplicaciones es algo que rompe moldes en un Apple TV. El futuro de la televisión pasa por aquí.
  • Plex. Una de esas aplicaciones es Plex, la cual funciona de maravilla. En mi casa no hay un NAS dedicado a hacer que funcione un servidor Plex, pero sí un iMac que cumple perfectamente esa función además de ser mi ordenador principal y me evita tener un cacharro más. He visto ya varias películas con Plex en el nuevo Apple TV y el rendimiento es espectacular. Los que tienen un NAS aún andan con ciertos problemas para ver los subtítulos, pero parece cuestión de tiempo que todo quede solucionado.
  • Juegos. El Apple TV de cuarta generación no es la nueva Wii, pero pienso que los juegos que se vayan publicando serán fuente de diversión para la familia. Si tienes hijos es un punto a favor si piensas en este producto como un posible regalo familiar.
  • El mando. El control remoto del nuevo Apple TV es una delicia. Poder moverte por los menús con un dedo gracias al sistema táctil es muy sencillo e intuitivo. Todos estamos acostumbrados a sistemas táctiles y ahora el mando del Apple Tv también lo es.
  • Siri. Aún queda mucho trabajo en Apple para que Siri en el Apple TV desarrolle todo su potencial, pero por el momento me quedo con una cosa de Siri que utilizo prácticamente a diario: pedirle que rebobine lo que esté viendo dos, cinco o diez minutos. Ser padre implica interrupciones aleatorias 24 horas al día, por lo que no está de más despreocuparte por parar lo que estás viendo y simplemente cuando vuelvas a ponerte a ello decirle a Siri con tus propias palabras que lo retrase unos minutos.
  • Música. Dependiendo del sistema que tengas en casa tal vez te interese reproducir música a través de tu televisión o del home cinema que tengas conectado a la misma. Con el Apple TV podrás reproducir música de dos formas: desde la aplicación de música con tu librería de iTunes o tu suscripción a Apple Music o enviando música desde tu iPhone o iPad (con Music, Spotify, Pandora, etc) al Apple TV mediante AirPlay. Desafortunadamente Spotify aún no tiene aplicación específica para el Apple TV.
  • Compra y alquiler de películas. Vale, en España somos más piratas que nadie, pero a veces también queremos comprar o alquilar una película. Piensa en ese sábado noche en el que no sabes qué ver y con tu Apple TV puedes comprar por 7€–15€ o alquilar por 4€–5€ una película que hace pocos meses estaba en el cine.

En sus aspectos más básicos, los dos últimos puntos también se pueden hacer en un Apple TV de segunda y tercera generación, los cuales puedes encontrar nuevos por menos de 70€.

Lo malo

  • Sin salida de audio óptica. En uno de esos tradicionales movimientos cutres de Apple, el nuevo Apple TV no tiene salida de audio óptica, característica que sí tenían sus versiones anteriores. Esto hace que si quieres reproducir contenido en 5.1 o DTS te queden tres opciones: conectar por HDMI a una tele que procese sonido 5.1 (algo muy raro que ni la mayoría de televisiones de gama alta hacen) y lo mande luego por su salida de audio óptica a un amplificador; conectar directamente por HDMI a un amplificador que procese esa señal 5.1 o DTS y este conectado también por HDMI a la tele; o la más rocambolesca que es la que he tenido que hacer yo: comprar un dispositivo de señales HDMI que tenga al menos una salida de audio digital óptica —lo que conocemos en España vulgarmente como un ladrón— al que conectar el Apple TV y desde ahí sacar el audio mediante cable óptico a un amplificador con entrada de audio óptico mientras que la señal HDMI va a la televisión desde ese ladrón. Como digo es mi caso ya que mi amplificador es antiguo y no dispone de entradas HDMI. Esto es realmente una faena porque si quieres escuchar contenido 5.1 o DTS desde Netflix, Plex o películas que hayas comprado en iTunes no hay más opciones si tu caso es como el mío. El producto que he comprado yo para resolver este entuerto es un Ligawo 6518758 HDMI Switch 3×1 + Audio Extractor ARC.
  • Precio. 179€ por la versión más accesible es un precio elevado, no por lo que ofrezca el último Apple TV, si no porque con un Apple TV de tercera generación o un Chromecast puedes enviar contenidos a la televisión desde un móvil o tablet sin gastarte tanto dinero.
  • ¿Para qué quieres 64GB? Aún no entiendo muy bien la decisión de Apple en este punto. Puedes comprar el Apple TV en versiones de 32GB y 64GB. Ese espacio para lo único que sirve es para guardar el sistema operativo y las aplicaciones, pero no lo que más ocupa: las películas de iTunes. En mi caso ya tengo una pequeña biblioteca de películas compradas en iTunes que cada vez que queremos ver deben empezar a descargarse de nuevo. En mi casa tengo fibra óptica y eso no supone mayor problema, pero en muchos lugares aún están con ADSL que no llega a los 10 megas y eso supone que cada vez que quieras ver o retomar una película debas esperar unos minutos hasta que el Apple TV descargue parte del contenido.

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.