¿Es mejor MobileMe o Gmail? Yo he tomado la decisión

Tras varios años usando MobileMe -anteriormente conocido como .mac-, he decidido abandonar el servicio de pago y pasarme por completo a Gmail. El pretexto de este post no es otro que contar las razones que me han llevado a esta decisión y dejar anotados los pros y los contras que conllevan un cambio de este tipo.

El principal motivo por el que contraté .mac años atrás fue la sincronización permanente de favoritos, agenda de contactos y calendarios entre los diferentes Mac que usaba en el trabajo, casa y el portátil para los viajes. Con el lanzamiento al mercado del iPhone, .mac se convirtió en MobileMe y ampliaba esta sincronización también al dispositivo móvil de Apple al igual que ofrecía correo push de forma indolora y sin tener que recurrir a terceros.

Todo parecía casi perfecto salvo por los 80€ anuales que Apple cobraba (aunque conseguía códigos en eBay a un precio sensiblemente inferior) y cuando comparabas MobileMe con Gmail. Su correo era infinitamente superior en muchos sentidos con decenas de posibilidades que los usuarios de MobileMe no podíamos ni soñar pero a mi me seguía pareciendo imprescindible la sincronización permanente de contactos entre varios dispositivos sin necesidad de mi intervención.

Poco a poco Google fue mejorando prestaciones y llegó el soporte de Exchange de forma nativa a las cuentas Gmail así como a iPhone y Snow Leopard. ¿Qué significaba esto? Sincronización permanente vía push de contactos y calendarios unidos al potente servicio de correo de Google. Justo los motivos por los que estaba pagando a Apple y que Google me ofrecía gratis.

Mientras dudaba, analizaba y meditaba la situación, llegó uno problema importante: muchos de los emails que enviaba desde mi cuenta MobileMe hacia direcciones Gmail iban directamente a la carpeta de spam sin forma alguna de remediarlo. Contacté con el soporte de Apple así como buceé en los foros de Google para terminar sabiendo que este contratiempo ocurre de forma aleatoria desde hace varios meses y nadie en ninguna de las dos compañías ha encontrado la forma o el tiempo para arreglarlo. La decisión estaba clara, migraba todo a Gmail y no por cuestiones de dinero si no por opciones ofrecidas.

Configuré una cuenta Exchange en el iPhone y ahora tengo en todos mis Macs y iPhone:

– Sincronización permanente de contactos (si añado uno en la Agenda de Snow Leopard aparecerá inmediatamente en Google Contacts o en la Agenda del iPhone)
– Sincronización permanente de mi Gcalendar entre la web-iCal-iPhone
– Un servicio de correo electrónico a años luz de distancia de lo recargado, pomposo y lento del de MobileMe.

Si a esto le añadimos la posibilidad de gestionar diversas cuentas de correo en una sola (imprescindible para mi por motivos laborales) de forma casi ideal no puedo estar más convencido de mi decisión.

Por supuesto el servicio no es perfecto ya que las cuentas Gmail con Exchange aún no están pulidas al 100% y quedan cosas por mejorar pero con MobileMe no me libraba de los errores ni conseguía la fiabilidad absoluta. Problemas o servicios a mejorar en Gmail:

– El servicio Google Sync para iPhone permite configurar hasta 25 calendarios de Gcalendar que se sincronizarán over the air con el iPhone, pero a mi de momento no me deja hacerlo con más de 3.

– La gestión de los contactos con Google Contacts también tiene sus puntos negros ya que cada dirección de email a la que envíes un email desde tu cuenta de Gmail se convertirá en un contacto y aparecerá en tu iPhone.

– El correo web de Gmail tiene tan pocas limitaciones y ofrece tantas prestaciones que cuando te ves obligado a utilizar Mail.app en el iPhone echas de menos ciertas cosas como las etiquetas personalizadas o las estrellas. Google ofrece una página especial para Gmail en el iPhone con parte de esos servicios soportados gracias al HTML5 pero no podemos limitarnos a usar el correo en el iPhone mediante este método ya que tendríamos que chequear permanentemente esa web para saber si nos han llegado nuevos emails al no permitir que nos sean enviadas notificaciones de algún tipo sobre los correos entrantes.

A grandes rasgos esos son los pros, contras y motivos de mi cambio. ¡Gmail rocks!