Readmill: el epílogo de otra startup que nos la ha jugado

Un servicio genial que cierra y deja a sus usuarios en la estacada. Otra vez.

Oí hablar de la aplicación Readmill hace 15 meses y al poco de probarla y ver sus posibilidades me enganchó.

Readmill es una aplicación enfocada a la lectura que permitía hacer varias cosas y cuatro de ellas eran geniales:

  • Leer libros electrónicos
  • Tener estadísticas de lectura de cada libro
  • Destacar textos de cada libro para guardarlos y compartirlos
  • Tener libros, marcadores y destacados sincronizados permanentemente

Esto último era genial porque implicaba que si subías un libro a Readmill desde su web, ese libro aparecía de forma automática en tu iPad, iPhone o Android sin hacer nada. Simplemente lo subías y ya estaba disponible en todos tus dispositivos para siempre.

Las estadísticas de lectura también te permitían saber cuánto tiempo exacto le estabas dedicando a cada libro y cuánto tiempo te quedaba para terminarlo, algo que era de agradecer sobre todo en una época como la actual en la que tenemos tantos compromisos y obligaciones que casi nos obligan a programar nuestro ocio para disfrutarlo al máximo.

Pero ya no.

¿Y por qué hablo en pasado si Readmill sigue existiendo? Pues lo hago porque Dropbox ha comprado la aplicación hace unos días y como consecuencia de ello Readmill dejará de funcionar a partir del 1 de julio.

Los fundadores se han preocupado de darnos el tiempo suficiente y las facilidades máximas para exportar todos nuestros datos del servicio, pero los usuarios volvemos a sentir que nos han dado una patada en el culo y nos han echado a la calle con nuestras pertenencias. Algo parecido a lo que ocurrió con Everpix.

Readmill era una aplicación genial que no tenía parangón en iOS -iBooks da pena en diseño y funcionalidades si se les compara-, pero volvemos a ser testigos de que ninguna empresa guardará nuestros datos para siempre si el negocio no va bien o alguien opta por comprarla y cerrarla.

Dropbox y sus precios fuera de mercado

Con la reciente bajada de precios de Google Drive, ser usuario de pago de Dropbox es una decisión cada vez menos justificable.

Veamos, por ejemplo, los precios de 100GB de almacenamiento al mes:

  • Drive: 1,99$
  • Dropbox: 9,99$

Estamos hablando de un producto cinco veces más caro que básicamente sirve para lo mismo: almacenar documentos de todo tipo.

Esta diferencia de precios me ha hecho escribir este post. Soy usuario de pago de multitud de servicios como Spotify, Drive, Pinboard, Evernote, dlvr.it, Hootsuite… pero nunca lo he sido de Dropbox. Me lo he planteado alguna vez, pero el precio es tan alto para una cantidad de almacenamiento que realmente no necesito que siempre lo he descartado.

El movimiento de Google puede acrecentar esta sensación entre muchos usuarios, así que bien harían los responsables de Dropbox en ajustar sus tarifas valorando la posibilidad de ofrecer alguna opción por debajo de los 100GB, una cifra demasiado elevada para muchos potenciales clientes.

Por cierto, de los precios de iCloud, mejor ni hablamos.

La biblioteca documental de tu empresa: ¿Dropbox, Drive, Evernote?

Con la popularización de la nube, muchas empresas han ido pasándose a nuevos sistemas de almacenamiento diferentes a lo que era habitual ver hace una década en una empresa media que tuviera 10 empleados o más:

  • Un servidor central en alguna parte de la oficina
  • CDs vírgenes, pen drives de 16MB o Zips de 100MB
  • Desperdigados en el escritorio de los ordenadores de cada empleado

La llegada de Dropbox fue vital para este cambio, y la posterior popularización en mayor o menor medida de otros servicios como Drive (Google Docs), Box, OneDrive o Evernote Business no han hecho sino acrecentar el número de compañías que han ido adoptando soluciones nuevas para el almacenaje de sus archivos.
Continuar leyendo “La biblioteca documental de tu empresa: ¿Dropbox, Drive, Evernote?”

Evernote Business, una solución a lo que muchos buscamos

Eb hero

Evernote Business
Evernote anuncia su solución para pequeñas y medianas empresas. No estará disponible hasta diciembre, pero puede resultar muy interesante para cientos de miles de empresas.

Evernote lo utilizan casi 40 millones de personas en todo el mundo, y detrás de esta compañía hay poco más de 200 empleados. Al ir creciendo internamente, junto con las las peticiones desde medianas y pequeñas empresas de todo el mundo para incorporar nuevas funcionalidades en Evernote, surgió la necesidad de crear una nueva herramienta: Evernote Business.

Por el momento no existe una información exhaustiva de Evernote Business, pero sus principales características son las siguientes (aparte de todas las incluidas en Evernote y Evernote Premium):

  • Fácil acceso a Evernote Business por parte de todos los miembros de la compañía. A cualquier trabajador le bastará con ingresar la cuenta de correo de su compañía para convertir su cuenta personal de Evernote en Evernote Business.
  • Panel de administración para distribuir los accesos y tener controlada toda la información.
  • La propiedad de los datos guardados en cualquier libreta de Evernote Business corresponde a tu empresa, no a Evernote.
  • Directorio disponible para todos los miembros de la empresa para ver dónde está distribuida toda la información.
  • Archivo digital único para todo lo que necesites, ya sean notas, presentaciones, PDFs, imágenes… todo en un único lugar.
  • Soporte personalizado mediante un responsable de atención al cliente.
  • Facturación sencilla mediante la facturación mensual o anual mediante una tarjeta de crédito.

Si Evernote Business está a la altura de lo que se espera, las empresas podrán tener gran cantidad de información (anotaciones, actas, PDFs, presentaciones, tablones digitales, datos) en la nueva plataforma de Evernote y esa información será accesible por cualquier empleado desde su iPhone, iPad, dispositivo Android, portátil… sin necesidad de estar delante de su ordenador, en el que por supuesto también estará disponible.

En cierto modo creo que Evernote Business podrá competir con Google Docs sobre todo gracias a la ubicuidad de Evernote debido a sus versiones para iOS y Android, plataformas en las que Google Docs no será rival de Evernote Business en aspectos como la velocidad de acceso a la información o edición de esa información.

Y esto lo digo por experiencia propia. En nuestra empresa distribuimos la información básicamente en dos servicios: Google Docs y Dropbox. Si bien Dropbox es más bien un repositorio donde almacenamos información que apenas es necesario editar (sólo para compartir o archivar), en Google Docs trabajamos de forma permanente y a diario. Pero es en movilidad cuando Google Docs pasa de ser un servicio excepcional a algo que se queda más bien como un escaparate mal iluminado, donde podemos ver a medias lo que tenemos guardado pero trabajar con ello de la manera que sea -editar o compartir- es algo farragoso o directamente imposible.

Ahora habrá que esperar unos meses hasta el próximo diciembre de 2012 para ver si este servicio que costará $10 por cuenta al mes valdrá la pena y mejorará la productividad y organización de miles de empresas de todo el mundo.

Más información sobre Evernote Business.