Compañeros de verano

Cierto es que las vacaciones y el verano son geniales por si solos pero estos aparatitos que suelo llevar conmigo me permiten disfrutar aun más.


tecnologianegra.jpg

MacBook; portátil desde el que me conecto para estar en contacto con el mundo (ocio y trabajo).
Nintendo DS; qué gran consolita, diversión en estado puro.
PSP; máxima tecnología en mínimo espacio, el F1 2006 me espera.
iPod; ya sabemos lo mucho que han cambiado las cosas desde que existe este gadget.
Motorola L7; un teléfono móvil bastante plano (pero nada mas).

Camino de Santiago

Durante toda la semana que viene no actualizaremos el blog porque María y yo nos vamos a cumplir una promesa en su caso y un “sueño de juventud” en el mío: recorrer el Camino de Santiago. Vamos a hacer los últimos 115 kilómetros a pie durante cinco días.

A la vuelta os contaremos todos los detalles de la que imagino que será una experiencia increíble, al menos por mis ganas de realizarla. ¡Hasta la semana que viene!

Cosas de la globalización

Como algunos de vosotros sabeís, en octubre estuvimos de viaje en Nueva York y Boston. Hasta ahí todo normal.

El caso es que hace diez días en la bandeja de entrada de Mail recibí un correo electrónico que tenía todas las papeletas para ser identificado como spam. Su asunto así me lo hacía pensar: Boston – Luggage Tag.

Al ver el nombre de Boston decidí darle una oportunidad y leyéndolo me sorprendí un poco porque el remitente me comentaba que tenía una etiqueta de equipaje (esas donde ponemos nuestros datos en caso de pérdida y que nunca solemos rellenar) que había encontrado en Commonwealth Avenue (Boston) un par de meses atrás con mi nombre. Gracias a que soy todo un geek esa etiqueta mostraba aparte de mis datos personales, mi dirección de correo electrónico por lo que localizarme era realmente sencillo.

Intercambiamos algunos emails en los que comentábamos lo curioso y divertido de la situación: alguien a miles de kilómetros de distancia me podía devolver algo tan insignificante como esa luggage tag. La historia ha terminado hoy cuando he recogido en mi buzón del mundo real un sobrecito depositado por un amable cartero…

Thank you Steve! It was fun!