Roma

El pasado 1 de noviembre hicimos otro viaje que teníamos pendiente: visitar la Ciudad Eterna. Personalmente lo que mas me impresionó fue el Coliseo, el anfiteatro más grande creado por el Imperio Romano construido hace casi 2000 años para que 50000 personas rugieran sedientos de sangre (animal, humana o divina). Con esos datos en la cabeza, la cantidad de veces que he deseado visitarlo y teniendo a mis pies tan impresionante mole arquitectónica sólo tenía ganas de pasar dentro por lo que pagamos los 11EUR de la entrada y nos metimos a pasear por las (pocas) gradas y pasillos que hay practicables.

Coliseo street

El día anterior habíamos estado en los Museos Vaticanos donde aparte de presenciar colas kilométricas (menos mal que llegamos 2 horas antes de que se abrieran), nos recreamos en la Capilla Sixtina. ¿Lo mejor de la capilla? Todo lo pintado por Miguel Angel, realmente es abrumador. ¿Lo peor? El ruido que hacía tanta gente que dejaban pasar a la vez y los que hacían fotos a pesar de estar prohibido (los guardias tenían que estar como profesores de colegio persiguiendo a los rebeldes). Estar en un sitio así implica admiración, reflexión, pausa… y no risas y hablar alto con tus acompañantes.

Me gustaría destacar mas datos de Roma: apenas hay semáforos y pasos de cebra, teníamos que cruzar por donde mejor nos viniera. ¿Y las pizzas, mi plato preferido? Sinceramente esperaba algo más. Estaban buenas, por supuesto, aunque para mi gusto no superaban a las Sbarro de New York.

Por supuesto hicimos ¡fotos!

Granada

Hace casi un mes que visitamos, junto a nuestros amigos, esta ciudad andaluza y aún no habíamos sacado tiempo para dedicarle el post que se merece. Granada ha gozado durante siglos de un mestizaje de culturas y ofrece muchas cosas que, a mi entender, debe tener un buen viaje: rutas turísticas, buenos bares, mucho ambiente y además cuenta con la Alhambra, un conjunto histórico que bien se merecía estar entre las nuevas siete maravillas del mundo.

Concebida como zona militar al principio, la Alhambra pasó a ser residencia real a mediados del siglo XIII, tras el establecimiento del Reino Nazarí y la construcción del primer palacio por el rey fundador conocido por Alhamar. Todo el enclave, consta de dos zonas principales: la Alcazaba y la Ciudad Palatina. No me enrollo mas y os dejo un enlace a la Wikipedia por si os interesa saber algún dato más.

Pero como decía, además de la Alhambra, en Granada se puede disfrutar de otras cosas, como de la cerveza y las tapas a la hora del aperitivo, de su catedral (muy peculiar, por cierto) o de una vista preciosa del atardecer desde el Mirador de San Nicolás.

Granada

También hicimos algunas fotos por si queréis verlas.

Tarifa

Llevaba tiempo queriendo visitar esta ciudad; la mayoría de la gente con la que había hablado y lo conocía me decían “Tarifa es especial, es otro rollo”.

He estado diez días compartiendo casa, comida (y qué comida!), playa, risas y compañía con seis amigos y bastaron sólo un par días para descubrir el encanto de Tarifa. Su playa, a pesar del viento propio de la zona, es una maravilla, un agua cristalina y fría con bastante oleaje que te depura todo el cuerpo. Su gente, muy amable, nunca está enfadada, sobre todo la que hemos conocido del mundo de la hostelería y las tiendas. Además, estando allí te das cuenta de que la mayoría de la gente está de “buen rollo”.Y a eso hay que añadir que está todo muy cerquita, muy a mano, la playa, el casco antiguo con infinidad de sitios para comer en terrazas, las tiendas, los pubs… Además, se pueden realizar excursiones a Zahara de los Atunes, Vejer, Tánger,etc. como ha sido nuestro caso.

El viaje ha resultado una pasada; está claro que la compañía, el tiempo o la ubicación de la casa son claves para el buen desarrollo de cualquier viaje, pero además de tener todos estos elementos también hemos tenido a favor el haber acertado en nuestra elección de la ciudad.

Creo que hay poco más que se pueda decir porque Tarifa hay que conocerlo. Estoy de acuerdo con que es “otro rollo”…

Fuen, Victoria, David, Álex, Luis y Elio: gracias por esta aventura. Ha sido genial.

Paris (ye ne parle fransé)

Después de varias semanas sin actualizar volvemos a la carga con energías renovadas (el fin de semana de celebración de cumpleaños fue agotador, pero de eso ya hablaré en otro post).

Hemos aprovechado el acueducto del Pilar con una visita memorable a París. Realmente hemos venido flipados con esta ciudad, increíble-ble. Es todo tan, no se como decirlo, bonito, perfecto, ideal, ejemplar… En todos los sitios cuecen habas y allí no iba a ser menos pero ya os digo que en general nos ha parecido que es difícil que la ciudad esté mas cuidada o mejor aprovechada.

Notre Dame, La Madeleine, el Arco del Triunfo, la Plaza de la Concordia, el Jardín de las Tulleries, el Palacio de Luxemburgo… ¡EL LOUVRE! ¡¡Dios que museo!! Joder, me había quedado allí tres días con sus tres noches.

Antes siempre me preguntaba por que razón no hablaban de Madrid o Barcelona cuando salía una lista de ciudades importantes para moda, economía, turismo, opciones, calidad de vida, etc… Después de haber visitado en los últimos meses Nueva York, Londres y París comprendo el motivo: Madrid sale muy mal parada en comparación con sitios de tal calibre. Próximos destinos: Roma, Chicago (a tripitir como los Bulls) y Tokyo.

PD: tenéis fotos pinchando aquí.

Ibiza

ibiza al atardecer

A finales de julio estuvimos unos días en Ibiza. Yo hacía muchos años que fui, recordaba algunas cosas pero casi todo lo que he visto ha sido un descubrimiento nuevo para mi. Las playas son geniales con un agua cristalina total, pero cuando nos acercamos a Formentera alucinamos, ¡esas no tienen comparación!

Camino de Santiago

Durante toda la semana que viene no actualizaremos el blog porque María y yo nos vamos a cumplir una promesa en su caso y un “sueño de juventud” en el mío: recorrer el Camino de Santiago. Vamos a hacer los últimos 115 kilómetros a pie durante cinco días.

A la vuelta os contaremos todos los detalles de la que imagino que será una experiencia increíble, al menos por mis ganas de realizarla. ¡Hasta la semana que viene!

¡Fórmula 1 en Silverstone!

Este fin de semana hemos ido al Reino Unido a ver la Fórmula 1 y dar unos paseos por Londres. La experiencia no ha podido ser mejor (salvo la maldita T4 de Barajas) y lo hemos pasado genial. Yo particularmente aún estoy emocionado. Después de haber visto muchos partidos en directo de Michel y haberme ido 36 horas a Miami a ver jugar a Jordan, el siguiente en la lista de héroes de niñez-juventud-madurez plena (época en la que me encuentro) que quería ver en vivo era Fernando Alonso. Me da igual que os caiga bien o mal. Es un portento, el número uno del mundo en su profesión y eso es muy difícil de conseguir y digno de admirar.

Os describo un poquito el viaje y os dejo con las fotos que son muchas y no estamos para perder el tiempo (con todos los partidos del Mundial que hay por ver). El viernes estuvimos todo el día en Londres visitando el Big Ben, Beckingham (maldito Beckham) Buckingham Palace, Hyde Park, Green Park, Picadilly Circus, Oxford Circus…

El sábado estuvimos toda la mañana en Silverstone donde Alonso consiguió la pole y en el box de Renault nos dieron el chivatazo que al día siguiente unos pocos privilegiados podríamos ver a Alonso dos horas antes de la carrera… De vuelta en Londres estuvimos en Harrods a por las bolsas de plástico a precio de oro de rigor y paseando toda la tarde por la zona de Trafalgar Square. ¡¡Por supuesto que alguna pinta me bebí!!

El domingo nada más llegar al circuito estuvimos unos minutos con Alonso mientras nos firmaba gorras, camisetas, haciendo fotos… Una suerte poder verle la verdad, un grandísimo recuerdo del viaje. Por cierto, sí estuvo en Colmenar, xD. Más tarde arrasó a sus rivales en carrera y desde ese momento hasta que monté en el avión de vuelta lo único que hice fue comer, dormir y comer. El viaje bien. La T4 muy bonita pero un rollo patatero.

Dejando a un lado la carrera de Fórmula 1, tres cosas me han llamado mucho la atención:

1) El cambio de guardia del Buckingham Palace es una ceremonia larga y curiosa con miles de espectadores diarios.
2) Lo caro que es UK.
3) El tremendo apoyo que se puede ver y sentir a la selección inglesa de futbol. Banderas y pancartas de ánimo por todos lados: casas, vallas publicitarias, tiendas, coches… Qué envidia.

¡¡Un viaje genial!!