Convirtiendo un iPad en una pantalla cómoda

Trabajar con un iPad tiene grandes ventajas e inconvenientes y una de estas últimas puede ser la postura requerida para usarlo.

En plena era del iPad Pro, máquina con la que se pueden llevar a cabo jornadas completas de trabajo, encontrar una postura cómoda para utilizarlo es casi una obligación si no queremos crearnos más problemas de espalda y cuello de los debidos.

La naturaleza del iPad al usarlo como portátil simplemente añadiendo un teclado y colocándolo encima de una mesa obliga a mirar hacia abajo, más aún que con un portátil, lo cual llevará más pronto que tarde a sufrir problemas físicos por estar muchas horas en una postura poco adecuada.

Continuar leyendo “Convirtiendo un iPad en una pantalla cómoda”

Tres meses con un iPad como ordenador

Puede que este experimento cambie ciertas de mis concepciones informáticas.

Hace unos días comencé un periodo de unos tres meses en los que mi iPad será mi ordenador portátil. Detrás de esta decisión no hay ningún capricho o hispterismo tecnológico, ha sido algo a lo que he llegado de forma obligada. Continuar leyendo “Tres meses con un iPad como ordenador”

Adiós al ordenador, basta tener un iPad (o un iPhone)

¿Es imposible dejar de lado el ordenador o realmente lo que nos impide dar el paso es el miedo y las viejas costumbres?

Llevamos ya un tiempo en el que muchos de los gurús tecnológicos abogan por iOS como el sistema operativo del futuro y como la mejor opción para la inmensa mayoría de usuarios. Esos gurús argumentan que iOS ya está lo suficientemente maduro como para que sea el mejor sistema para nuestras necesidades y abogan por el abandono de ese viejo ‘camión’, el ordenador. Continuar leyendo “Adiós al ordenador, basta tener un iPad (o un iPhone)”

La nueva Apple

La Apple de 2015 es una Apple que me gusta mucho menos que la de hace años. Lejos de taparme los ojos y pensar que Apple es una ONG que deba hacerme feliz, sé que Apple está para ganar dinero, el máximo posible.

Pero hay formas y formas de hacer las cosas. La Apple de 2015 es una Apple colega, moderna, cool, afeminada en exceso y entregada a la misión de crear una imagen de perfección y fashionismo que en algunos casos resulta ridícula. Continuar leyendo “La nueva Apple”

No te vas a comprar un Surface Pro 3… y lo sabes

Ayer Microsoft presentó el Surface Pro 3, el dispositivo ideado para cubrir ese teórico nicho comercial existente entre tablets y portátiles al uso.

A primera vista la última versión de Surface parece un producto interesante: ligero, potente, capacidad de actuar como PC y posibilidades de usarlo como tablet. Sin embargo a la hora de verdad Surface Pro 3 sigue siendo algo cuyo nicho de mercado es extremadamente pequeño a lo que sin duda también contribuyen sus precios 1. Continuar leyendo “No te vas a comprar un Surface Pro 3… y lo sabes”

Usar el iPad en el trabajo ¿es posible?

Durante años fui un loco de la tecnología que me compraba cada aparato y ordenador que saliera al mercado y llamara mi atención. Cargaba al menos dos veces por semana con portátil, cámara, DS, GBA, PSP, PDA, GPS, teléfono móvil, cargadores, pen drives, modem USB y no sé si alguna cosa más. Demencial.

Terminé comprendiendo que lo único que conseguía actuando de ese modo eran tres cosas:

  • Fastidiarme la espalda
  • Ser un dependiente de mil aparatos para luego no usar la mayoría
  • Gastarme un montón de dinero

Paulatinamente fui deshaciéndome de lastre tecnológico, apoyado en mi cambio de mentalidad y en la propia evolución de la tecnología, la cual me permitía simplificar en un sólo dispositivo características para las que antes hubiese necesitado al menos cinco gadgets. Y en estas que se anunció el iPad. Cuando supe de él tuve claro el objetivo primario de su compra: acabar con mi portátil. Sus ventajas clave ante los equipos portátiles de toda la vida se antojaban demasiado evidentes: sencillez, rapidez y ligereza.

Tras unas semanas con el iPad aún no estoy seguro de que la tableta de Apple sea un claro sustituto del ordenador portátil para muchas personas pero al menos yo estoy consiguiendo trabajar con él de forma bastante agradable y sin echar de menos mi antiguo MacBook.

¿Para qué usaba mi portátil en el 90% de las ocasiones que estaba ante él? Hojas de cálculo, correo electrónico, edición de documentos de texto, visualización de documentos, publicación de posts y navegación. Tareas que se pueden hacer con el iPad pero… ¿con qué grado de efectividad y satisfacción?

Hojas de cálculo.
A no ser que manejes excels con miles de celdas y fórmulas complejas, Numbers te servirá para tu cometido. Es tan sencillo e intuitivo de manejar que “desearás” crear hojas de calculo ya que obtendrás rápidos y buenos resultados en un abrir y cerrar de ojos. Eso sí, insisto en su sencillez, no esperes un Excel portable, ni siquiera un Numbers idéntico a su versión de escritorio. ¿Falllos y problemas con las hojas de cálculo? Cuatro y tremendos:

  • Numbers, por el momento, no exporta a .xls, dato que no es comprensible tras ver que Pages sí exporta a .doc. Apple aún no ha dicho que vaya a incluir esta característica en el futuro pero los comentarios en la App Store son en un 99% reclamando la exportación a Excel.
  • Numbers tiene problemas con la importación de archivos .numbers creados en Mac. No se importa todo como debiera y algunas funciones se pierden: bordes, celdas anidadas, cabeceras. También la propia aplicación tiene carencias como no poder ordenar o filtrar contenido.
  • Desde Numbers no puedes guardar archivos en iDisk o similares. Tienes que enviarte el archivo por email y luego moverlo tú por donde quieras. ¿A qué juega Apple?
  • Google Docs funciona realmente mal en el iPad vía Safari. Existen alternativas en la App Store par poder visualizar correctamente todos tus documentos en la nube de Google, pero no podrás editarlos. Éste es el gran handicap que tiene el iPad para poder reemplazar a mi portátil.

Correo electrónico.
Mail funciona bien y sencillamente, pudiendo gestionar cantidades elevadas de correo de forma relativamente ágil. Puedes enviar todo tipo de documentos gracias a aplicaciones extra como GoodReader y puedes abrir multitud de archivos adjuntos. ¿Problemas? Hasta que no llegue el OS 4.0 (en otoño para el iPad) no se pueden agrupar los emails en conversaciones y tampoco existe la bandeja única. Al menos se sabe a ciencia cierta que estas carencias serán subsanadas en unos meses.

Edición de documentos de texto.
Con una aplicación como Pages eres capaz de crear y editar la mayoría de los documentos de texto que una persona estándar pueda necesitar. Los puedes guardar como PDF, como .doc o como .pages. Con el teclado virtual es suficiente para redactar documentos ligeros, pero si lo que necesitas es escribir tres horas seguidas con el iPad sería aconsejable comprar el teclado inalámbrico.

Visualización -y transporte- de documentos.
Como ya he comentado, la aplicación Mail te permite visualizar diferentes extensiones de archivos pero es con GoodReader cuando perfectamente puedes convertir tu iPad en un dispositivo capaz de almacenar, visualizar y compartir los archivos que necesites. Para más inri, Good Reader sólo cuesta 79 céntimos de euro.

Publicación de posts.
Este post está escrito desde mi iPad, con lo cual queda demostrado que se puede bloguear desde el iPad y que será aún más sencillo cuando mejoren las características de aplicaciones como WordPress (multitud de bugs en esta primera versión) o las compatibles con Blogspot. Puedes encontrarte con alguna incomodidad si quieres acompañar tu post con imágenes, pero nada que no puedas solucionar en un par de minutos extra y eso al menos a mi me compensa mas que cargar con el peso y el volumen de un MacBook.

Navegación.
Si por trabajo u ocio tienes que navegar, buscar información o utilizar redes sociales, el iPad cumple esa función satisfactoriamente a no ser que necesites acceder a webs con Flash o con funciones que Mobile Safari no tiene bien implementadas, como el scroll en ciertas secciones de webs. Conforme pasen los meses, más webs se adaptarán al iPad y menos incompatibilidades encontraremos.

Otras funciones para utilizar el iPad en el trabajo.
Al ser tan ligero y transportable me desplazo con el iPad la mayoría de los días y me sirve como:

  • Agenda diaria (gracias a Max Journal he dicho adiós a la Moleskine)
  • “Cuaderno” en el que tomar notas durante reuniones (gracias a Evernote y Penultimate)
  • Y fuera de cachondeos, como calculadora gigante y cómoda en más de una ocasión

Conclusión.
El iPad servirá para muchos trabajadores en movilidad y no será lo suficiente para otros muchos, pero al menos queda claro que sirve para trabajar y que esto es sólo el comienzo ya que Apple con su OS 4.0 (multitarea, algo esencial para trabajar más cómodamente) y los desarrolladores con nuevas y sorprendentes aplicaciones, facilitarán aún más nuestro día a día.

Por cierto, si estáis por Madrid y queréis algo más de información y ver el iPad en vivo, este jueves acudo a una charla-coloquio junto con otras personas para hablar del iPad organizado por Thursday. Podeis apuntaros en el grupo de Facebook en caso de querer asistir.

Actualización. Aquí tenéis los vídeos del Thursday donde los ponentes hablamos del iPad y yo me centré de su rendimiento en el trabajo.

Como estrenar ordenador cada 8 meses por poco dinero

Oficina con Macs / A lot of Macs together

Ultimamente, gente que conozco de Twitter está pensando en cambiar de ordenador y se plantean qué modelo comprar, cuanto gastarse, sus necesidades reales, etc.

En este post, quiero hablar de una fórmula que te permite estrenar ordenador cada poco tiempo. He escrito un comentario parecido en el blog de Zoltan, pero voy a perfeccionarlo aquí para que quede más claro. Como cambiar de equipo informático cada poco tiempo sin ir a la ruina.

Analizaremos dos casos, el caso “comprador estándar”, en el que te compras un ordenador y le usas durante 2-3 años pero cada vez estás más deseoso de un cambio porque los nuevos son más potentes y bonitos, y el caso “culo inquieto”, en el que el usuario siempre desea lo último y más potente.

CASO “COMPRADOR ESTANDAR”. Imaginemos que te compras un iMac de 1500€.

  • 1) A los casi 3 años de comprarlo, le vendes por 500€ (muy difícil que te den más por un ordenador fuera de garantía y con bastante uso, cuya reparación en caso de rotura sale más caro que comprar uno nuevo)
  • 2) Te compras uno nuevo por 1500€.

Resultado a los 32 meses: Tendrías un ordenador nuevo en ese momento, hubieras estado casi 3 años con un mismo ordenador que en su época final probablemente odiarías porque los nuevos modelos se los comerían con patatas y te has gastado 2500€ en total.

CASO “CULO INQUIETO”. Imaginemos que te compras un iMac de 1500€.

  • 1) A los 8 meses le vendes, por 1100€.
  • 2) Te compras uno nuevo por 1500€.
  • 3) A los 8 meses le vendes, por 1100€.
  • 4) Te compras uno nuevo por 1500€.
  • 5) A los 8 meses le vendes, por 1100€.
  • 6) Te compras uno nuevo por 1500€.
  • 7) A los 8 meses le vendes, por 1100€.
  • 8) Te compras uno nuevo por 1500€.

Resultado a los 32 meses: Tendrías un ordenador nuevo en ese momento (igual que en el caso anterior), hubieras estado casi 3 años cambiando cada 8 meses al ordenador “último modelo” (muy diferente al caso anterior) y te has gastado 3100€ en total (600€ más que en el primer caso).

Moraleja: por un gasto extra de 19€ mensuales en ordenadores (resultantes de la división entre los 600€ de más que te vas a gastar en el segundo caso y los 32 meses que pasan en la operación), has estrenado 5 equipos y siempre has tenido el último modelo, configuración, etc. Para los culos inquietos es una buena fórmula y yo se la recomiendo, al fin y al cabo son apenas 19€ más al mes.

¿Vosotros qué pensáis de esto?