Análisis y review del iPad

iPad

Como algunos sabéis, mis vacaciones de Semana Santa en Estados Unidos coincidían con el lanzamiento del iPad en ese país, por lo que sin dudarlo ni un momento reservé mi unidad por Internet y me acerqué a la tienda Apple a disfrutar del día del estreno. La experiencia fue magnífica y no dudaría en repetir en más casos similares. Tras el desastre que supuso el desembarco del iPhone 3G en nuestro país (casi 8 horas de cola y caos me costó conseguir el mío) lo vivido en la Apple Store de The Grove en Los Angeles sólo me terminó de confirmar lo mal que se hacen muchas cosas en España. Allí todo estaba organizado, los empleados nos preguntaban y animaban en todo momento, nos dieron de desayunar café y bollos, nos aplaudieron a rabiar… Todo muy emocionante. El cliente es la parte más importante de cualquier negocio y Apple esto lo cuida de forma muy especial.

Tras las primeras horas con él, envié algunos comentarios a los chicos de Applesfera y ahora, tras unos días usando el dispositivo, he decidido escribir sobre el iPad analizando los aspectos que me parecen más importantes y que puede que interesen a muchos. Notareis que el tono tiende hacía el lado crítico ya que este producto no es algo imprescindible para muchos como pueda ser un ordenador o un teléfono móvil, por lo que todos debemos hacer realmente un análisis de para qué vamos a utilizar una tableta con un precio mínimo de 500€.

Navegación. Una de las cosas que más me gustan y que mejor conseguidas están. Es un auténtico placer navegar y visitar páginas a través del iPad. Vale, no tiene Flash, pero para alguien como yo que odia el Flash y que prefiere navegar por páginas sencillas esto no supone ningún handicap. Creo que todos los compradores de iPad adorarán navegar desde él.

Libros. Ya que el iPad puede leer libros en formato ePub es bastante sencillo conseguir una buena biblioteca digital en castellano. Aún no he tenido tiempo para leer ni quince minutos seguidos, por lo que no puedo dar mi opinión/veredicto sobre si el iPad sirve realmente para leer pero tengo la impresión de que no podremos convertirlo en nuestro centro único de lectura.

Apps más caras. Los desarrolladores de aplicaciones por el momento han optado mayoritariamente por dos opciones: vender las aplicaciones a un precio bastante superior al habitual para iPhone (es raro ver alguna a menos de 5-6$) y tratar de vender dos veces la misma aplicación en lugar de convertirlas en universal (validas para iPhone, iPod Touch y iPad). Casos como Tetris, Fieldrunners, Minigore… Una de las máximas expresiones de esta política la tenemos en Things, aplicación por la que hay que pagar siempre y bastante: versión Mac OS X 50$, versión iPhone 8$ y versión iPad 20$. ¡Y ni siquiera tiene sincronización en la nube! Supongo que si los compradores no respaldamos estas políticas dejando de comprar la misma aplicación dos veces, con el paso de los meses lo lógico será que la mayoría sean publicadas en formato único.

Aplicaciones sólo para iPhone. Olvidaos de que una de las características del iPad es que todas las apps de iPhone se puedan usar sin problemas. Se pueden utilizar pero nadie lo hará ya que a la resolución original resultan muy pequeñas para manejarlas cómodamente y con la duplicación del tamaño lo que tenemos delante es una fea aplicación pixelada que da grima ver. Espero que las “grandes” se pongan las pilas pronto, no entiendo como Facebook o Flickr no han tenido a tiempo una aplicación lista.

Peso. Siendo sinceros este es un pequeño inconveniente, pero lo es y por eso lo comento. El iPad pesa 680 gramos y esa cantidad es suficiente como para no poder sujetarlo cómodamente con una mano. Casi siempre tendremos que utilizar las dos. Lo que quiero decir con esto es que si lo comparamos con un Kindle o eReader normal, el iPad sale perdiendo, aunque evidentemente la cantidad de acciones que podemos hacer con el último invento de Apple son muchísimas más que las que podemos hacer con un simple lector de libros electrónicos.

Escritura. Una de las cosas que me atrae de este producto es poder tener una gran pantalla con la que interactuar mientras me encuentro medio tumbado en el sofá o la cama. Es preferible esto a seguir 2 ó 3 horas más delante del ordenador sentado en una silla. Pero si estás tumbado difícilmente vas a poder escribir mucho por el peso y la anchura del iPad. Como mejor se escribe es teniéndolo apoyado en muslos/funda oficial Apple/mesa y con dos manos (incluso utilizando sólo los dedos índices podrás ir muy rápido). De esta forma se consigue velocidad en la escritura aunque al cabo de los minutos puede que te acabes cansando. Desechad la idea de escribir con dos manos al estilo iPhone a no ser que tengáis manos tamaño Pau Gasol. Sólo me compraría el teclado físico adicional en caso de tener que introducir grandes cantidades de texto de forma continuada ya que el teclado virtual cumple bastante bien su función, la cual no es escribir novelas.

Archivos. Existe una aplicación llamada GoodReader que te permite transportar y leer PDFs, Words, etc. A no ser que quieras llevar archivos raros este problema está bastante resuelto.

Evernote. Imprescindible para tomar notas y tenerlas sincronizadas con otros dispositivos que tengas. Además la han adaptado a la pantalla del iPad y está muy lograda.

Funda. La funda oficial de Apple en principio no me convencía (de hecho me compré otra funda de Incase tipo sleeve) pero ahora, a cada momento que pasa, lo hace más. ¿Los motivos? Que aunque no es la más bonita sí es la más útil ya que te permite protegerlo y colocarlo en diversas posiciones a la vez (imprescindible para escribir de dos líneas para arriba). Por tanto lo de la funda no es que sea un punto negativo, pero sí lo es que para poder sacarle más partido al iPad haya que comprarle algo del estilo ya que sin nada donde apoyarlo en diversas situaciones puede resultar incomodo.

Reflejos. De verdad que esto es un punto negativo en caso de que lo tengas que usar mucho en la calle o en una casa/oficina con múltiples puntos de iluminación. El glossy refleja y para combatirlo de momento sólo lo podemos hacer aumentando el brillo, lo cual penalizará la duración de la batería (uno de sus puntos fuertes) pero ni aumentando el brillo al 100% podremos disfrutar del iPad en un día soleado.

WiFi y 3G. El WiFi me funciona perfectamente. No me desconecta de redes y se conecta a más distancia de lo que puedo realizar con mi iPhone. Eso sí, para mi la versión 3G del iPad es imprescindible en ciertas ocasiones por mi estilo de vida. La idea de hacer un jailbreak no me atrae y fundir la batería del iPhone mediante un posible tethering tampoco.

Suciedad. Este aparato es bastante bonito, una obra de ingeniería y diseño digna de Ive. Pero se desluce mucho cuando lo dejamos en la mesa apagado y vemos que un área de unas 10 pulgadas está llena de marcas de dedazos por todas partes. La pantalla es muy sucia y los de Apple ni siquiera se han molestado en meter un paño de 1 céntimo en la caja.

Calculadora. No tiene calculadora nativa. En serio, ¿nos tenemos que tragar apps en el iPhone que no se pueden borrar como Stocks y ahora Apple no es capaz de sacar una calculadora gratuita para el iPad?

Batería. Aspecto magnífico y sorprendente. Dura y dura y dura. A no ser que estés en el paro utilizando el iPad todo el día, podrás olvidarte de cargarlo durante 3-4 días. Para los viajes esto es una bendición, te puede cubrir un desplazamiento transoceánico sin que se agote la carga mientras ves películas, lees algún libro, juegas y trabajas.

Principales inconvenientes de cara a usarlo como sustituto del ordenador portátil (para mi).

Gmail. La aplicación web de Gmail para iPad es cutre y ni siquiera permite etiquetar los emails para su correcta organización. Para alguien que utiliza muchísimo el correo electrónico y/o que gestione diversas cuentas de correo, a veces es necesario entrar directamente a la web de Gmail para organizarlo todo bien y con el iPad tendremos un problema, al menos hasta que Google haga algo como las adaptaciones de estos servicios como sí han hecho en algunos casos como los de Gmail y iPhone para Buzz.

Google Docs. Existen diversas aplicaciones (gratuitas y de pago) que te permiten acceder a tus Gdocs y visualizar todos tus archivos offline y online, pero sólo alguna permite editarlos (todas de pago) y al parecer con bastantes bugs y problemas hasta que los desarrolladores perfeccionen las aplicaciones y Google su API.

Si estos dos apartados que corresponden a Google acaban mejorando, creo que podré prescindir de mi portátil, hecho que me encantaría para así tener menos lastre encima.

Retoque serio de imágenes para publicarlas en Internet. Si quieres una imagen a exactamente 500 pixels por 300, ahora mismo no se puede conseguir. Supongo que en unos meses esta carencia será resuelta.

WordPress/YouTube. Imagina que tienes un blog. Imagina que quieres subir un post incrustando un vídeo de YouTube en ese post. No puedes. El código del vídeo no le puedes sacar con la aplicación YouTube para iPad por lo que una acción tan sencilla como esta y que algunos necesitamos hacerla no podemos a no ser que echemos mano de un ordenador de verdad.

Fotos. Con el accesorio que se pondrá a la venta podrás conectar tu cámara directamente al iPad y descargar tus fotos, pero sólo las podrás tener allí si es tú único equipo y has prescindido del portátil, en caso de perder o romperse el iPad perderás todas tus fotos al no tener copia en otro sitio.

Comparación con el iPhone.

Me encanta el iPhone. Antes de tener el movil de Apple solía cambiar de modelo de Nokia cada 3 meses, siempre buscando nuevos terminales y probando de todo. Desde que hace casi 2 años me compré un iPhone esa necesidad de cambio constante buscando lo mejor desapareció, no quiero otro teléfono que no sea un iPhone.

Ahora que tenemos el iPad tal vez alguno piense que “vamos a pasar más tiempo con él” y dejar el iPhone de lado en ciertas ocasiones, pero bajo mi experiencia lo único que puedo decir es que ahora el iPhone me gusta más aún que antes. Tienes lo mismo que en el iPad en tamaño bolsillo y lo puedes llevar siempre contigo.

Comprando el iPad

¿El iPad es para ti?

Para mi sí lo es. Lo utilizaré a diario para:

  • Navegar y leer feeds (el 90% de estas acciones las llevaré a cabo en el iPad por su comodidad respecto a hacerlo en un ordenador de sobremesa).

  • Leer el periódico. Tengo que decidir si me acabaré suscribiendo a alguna de las ofertas disponibles o futuras o simplemente leeré gratuitos, pero la experiencia de leer la prensa mezcla digital-tradicional esté donde esté sin tener que acercarme al kiosco me parece suficiente como para compensar la compra de un aparato así.

  • Repaso ocasional a redes sociales como Twitter y Facebook.

  • Informarme de estadísticas deportivas mediante aplicaciones alucinantes como las de la F1 o la NBA.

Lo utilizaré todas las semanas para:

  • Jugar a alguno de los divertidos juegos que van saliendo.

  • Leer eBooks.

  • Ver capítulos de ciertas series.

  • Ver y enseñar mis fotografías.

  • Perderme en la Wikipedia y visualizar diferentes mapas (me encanta la geografía).

  • Ver los típicos vídeos de YouTube cuando quieres perder el tiempo.

  • Escribir ciertos posts cuando aparezca la aplicación Writeroom adaptada para iPad.

  • Por mi trabajo tengo que trabajar en diferentes oficinas y en muchas ocasiones me bastará con el iPad en lugar de tener que cargar con el portátil.

En USA me compré la versión 16GB pero cuando salga en España el modelo 3G lo cambiaré por ese en versión 16GB o 32GB, aún no lo he decidido.

Mi amigo José del Corral ha realizado una buena review, visitad su web si os interesa el tema.

En fin, espero que el post os haya gustado y si tenéis más preguntas os las trataré de contestar rápidamente mediante los comentarios.