Sentimientos encontrados con el cambio de modelo de Ulysses

Otra aplicación más que se pasa a las suscripciones.

Ayer antes de dormir hice el repaso habitual a mi timeline de Twitter y vi que The Soulmen, la empresa detrás de Ulysses, había decidido modificar su modelo de negocio y se cambiaba en ese mismo momento de pago por licencia a suscripción.

La noticia me pilló desprevenido y al ser un tema que me interesa por las diversas implicaciones que esto tiene para mí, me puse a leer su post de anuncio, el mucho más completo post de su fundador explicando las motivaciones y las decenas de respuestas de los usuarios en Twiter, unas con apoyos inmediatos, otras muchas con graves descalificaciones y otras acusándoles de mentirosos porque hace algo más de un año dijeron que no se pasarían al modelo de suscripción.

Aunque al principio este anuncio no me gustó porque efectivamente y como temíamos el tema de las suscripciones se está yendo de las manos y todo tiene un límite, tras leer el post completo del fundador entiendo su decisión. Su lucha permanente era conseguir usuarios nuevos para poder seguir vendiendo licencias, centrándose sobre todo en añadir funcionalidades mientras se dejaba de lado la posibilidad de mejorar las existentes ya que ‘seguir igual’ no vende.

Entiendo que haya gente que deteste las suscripciones y otros que no utilicen tanto Ulysses como para plantearse pagar de forma recurrente por la aplicación, pero en mi caso no albergo muchas dudas. Utilizo Ulysses a diario desde marzo de 2016 cuando invertí 70€ en comprarla (45€ la versión para macOS, 25€ la de iOS) y es parte fundamental en mi flujo de trabajo. Podría trabajar con otras opciones, pero desde luego no lo haría tan rápido y tan cómodo como lo hago con Ulysses y no por estar acostumbrado a ella, sino porque no existe una aplicación de notas y escritura con opciones de publicación que permita hacer lo que yo hago de forma más organizada, rápida y sencilla.

El tiempo es dinero y Ulysses me ahorra tiempo. Se suele trabajar por dinero y con Ulysses puedo trabajar mejor. Considero que comprometerme a pagar 2,5€ al mes por usar su aplicación —los antiguos compradores tenemos un precio especial de por vida con un descuento del 50 por ciento sobre los 5€ que cuesta al mes la suscripción si se opta por pago mensual— es una oferta que no puedo rechazar.

Otra cosa es el nefasto trabajo que desde The Soulmen han hecho a la hora de comunicar públicamente el cambio, de implementar los descuentos a antiguos compradores y de establecer los periodos gratuitos de uso a los mismos. Esta parte ha sido y está siendo un completo caos porque hay gente que ha perdido sus periodos gratuitos por suscribirse rápido y otros, como yo, que deberían tener mucho más tiempo de periodo gratuito ateniéndonos al precio de suscripción que han puesto y al tiempo que ha pasado desde que compramos la licencia. La moraleja que saco de esto último es que de todo se aprende, incluyendo errores propios y ajenos.

Convirtiendo un iPad en una pantalla cómoda

Trabajar con un iPad tiene grandes ventajas e inconvenientes y una de estas últimas puede ser la postura requerida para usarlo.

En plena era del iPad Pro, máquina con la que se pueden llevar a cabo jornadas completas de trabajo, encontrar una postura cómoda para utilizarlo es casi una obligación si no queremos crearnos más problemas de espalda y cuello de los debidos.

La naturaleza del iPad al usarlo como portátil simplemente añadiendo un teclado y colocándolo encima de una mesa obliga a mirar hacia abajo, más aún que con un portátil, lo cual llevará más pronto que tarde a sufrir problemas físicos por estar muchas horas en una postura poco adecuada.

Continuar leyendo “Convirtiendo un iPad en una pantalla cómoda”

Los grupos de WhatsApp: evita la tortura

Ya han pasado casi dos años de un post que publiqué en el que explicaba mi decisión de desactivar las notificaciones del correo así como las de todos los grupos de WhatsApp. Así lo conté por aquel entonces:

Lo que he hecho con estos grupos es silenciarlos y entrar a revisarlos dos o tres veces al día en momentos muertos. Si es vital contestar a algo, que va a ser que no, ya me llamarán.

Hace poco que Berto Pena en su blog Thinkwasabi ha escrito sus “reglas de oro” para utilizar WhatsApp sin volverse loco y uno de los puntos que trata es precisamente el de los grupos:

Para empezar a los grupos les quito la notificación, sólo lo tengo para los mensajes. Porque conozco personas con más de 15 grupos que cada tres minutos reciben una notificación. Y el volumen de “dings” es salvaje (el caso es que no les pagan por eso y además tienen otra vida, trabajo, Correo…) Por otro lado, como hago con mis otras distracciones, las elimino cuando necesito cierta concentración, o me interesa disfrutar de un momento mío o junto a otros: una película, un café, un libro…

Berto va más allá diciendo que procura salirse de los grupos en los que le meten salvo casos contados. Actualmente estoy en 14 grupos de familia y amigos —siete en Whatsapp y siete en Telegram— y no me quiero salir de ninguno, pero por supuesto los tengo silenciados de forma permanente todos y sigo actuando igual: entro dos o tres veces al día a ver si hay mensajes nuevos, pero no estoy entrando de forma permanente y contestando al minuto salvo que esté en un tiempo muerto sin nada que hacer. Se te puede ir media vida en este tipo de grupos con cientos de mensajes diarios si no lo controlas de alguna forma.

El podcast que puede cambiar tu vida

No estoy de broma y puedo demostrarlo.

Hace unos años mi vida no era tan ordenada como lo es ahora. En realidad tenía bastantes tareas, pero nadie me había enseñado a trabajar de forma correcta, ser productivo y permanecer organizado. Para añadirle una mezcla más al cóctel, estaba en pleno cambio profesional, dirigiendo mi atención y esfuerzos a un sector en el que no había trabajado nunca y creando un proyecto adicional que no sabía donde me llevaría.

Sin nadie a mi lado en el trabajo en el que poder delegar ciertas tareas, aprendí sobre la marcha cómo hacer muchas de ellas y, lo más importante, cómo tratar de hacerlas del mejor modo posible. En algunas tuve éxito y en otras muchas no, pero seguí interesándome por trabajar y vivir mejor. Continuar leyendo “El podcast que puede cambiar tu vida”

Airmail 1.1, la actualización que rompe esquemas en iOS

La mejor aplicación de correo para iOS y OS X llega a la versión 1.1 con decenas de novedades.

Lo que han hecho los desarrolladores con la versión 1.1 de Airmail para iOS es brutal y absolutamente digno de elogio. Éstas son las principales novedades:

  • iPad Support – with split screen and multitasking
  • Keyboard Support – specific actions to be linked with common shortcuts
  • Read Receipts – track when messages are read
  • Send Later – schedule an email for the right time, even if the app is closed (Gmail + Exchange)
  • Smart Folders – use saved searches as smart folders with powerful operators
  • Touch ID – to restrict access to the app
  • Group support in composer
  • Reply Reply All switcher
  • Draw a quick sketch in the composer
  • 2 finger Swipe to next message
  • Extended Headers – display Extended Headers for integrations with CMS
  • New Actions – Add to Contacts, Full Screen, Unsubscribe Newsletter
  • New Integrations – Due, Proud, Instapaper, Calendar5, PdfExpert5, Byword, Parcel

Solo el hecho de que ahora ya esté disponible para iPad hace que desde este momento Airmail sea mi único cliente de correo (hasta ahora usaba Polymail en el iPad), pero es que las novedades son tantas y lo que ya tenía tan bueno, que hoy por hoy Airmail no tiene rival.

Con Airmail puedes elegir qué cuentas de correo te notifican cuando hay emails nuevos y cuales no, personalizar el aspecto de paneles, posponer mensajes, enviar más tarde, confirmación de lectura, búsquedas guardadas, protección con Touch ID, sincronización con iCloud —característica de la que se habla poco— y mucho más. Las integraciones con Drive, Dropbox, Wunderlist, Instapaper, Evernote, Fantastical o Todoist son imprescindibles para cualquier cliente de correo actual y Airmail ofrece hasta 36 integraciones con diferentes servicios y aplicaciones.

En definitiva, Airmail es el mejor cliente de correo para iOS y OS X de largo, haríais mal en no descargarlo de forma inmediata. Airmail está disponible para iOS por solo 4,99€ pese a ser una aplicación un universal y para OS X por 9,99€.

¿Es para tanto Ulysses?

La aplicación para escribir de la que todo el mundo habla estas semanas.

Ulysses, una aplicación que sirve para escribir y almacenar textos, llegó a la versión 2.5 el pasado mes, siendo su principal novedad que ahora también funciona en iPhone. Anteriormente solo funcionaba para OS X y iPad, por lo que esta nueva característica era muy esperada.

En mi caso nunca me planteé la opción de usar Ulysses como único editor de texto debido precisamente a esa ausencia de versión para iPhone; no es que escriba muchos posts desde mi teléfono móvil, pero sí es cierto que a veces necesito hacerlo o que me viene la inspiración para continuar con un texto en un momento en el que el teléfono es lo único que tengo a mano.

Por ello, hace meses probé Ulysses para Mac con el objetivo de comprobar qué es lo que escondía aquella aplicación de la que muchos hablaban maravillas, pero con la idea de solo probar y no encapricharme ya que lo de que no tener versión para iPhone era algo que me haría trabajar con más fricciones a medio plazo. Continuar leyendo “¿Es para tanto Ulysses?”

Tres meses con un iPad como ordenador

Puede que este experimento cambie ciertas de mis concepciones informáticas.

Hace unos días comencé un periodo de unos tres meses en los que mi iPad será mi ordenador portátil. Detrás de esta decisión no hay ningún capricho o hispterismo tecnológico, ha sido algo a lo que he llegado de forma obligada. Continuar leyendo “Tres meses con un iPad como ordenador”