Los grupos de WhatsApp: evita la tortura

Ya han pasado casi dos años de un post que publiqué en el que explicaba mi decisión de desactivar las notificaciones del correo así como las de todos los grupos de WhatsApp. Así lo conté por aquel entonces:

Lo que he hecho con estos grupos es silenciarlos y entrar a revisarlos dos o tres veces al día en momentos muertos. Si es vital contestar a algo, que va a ser que no, ya me llamarán.

Hace poco que Berto Pena en su blog Thinkwasabi ha escrito sus “reglas de oro” para utilizar WhatsApp sin volverse loco y uno de los puntos que trata es precisamente el de los grupos:

Para empezar a los grupos les quito la notificación, sólo lo tengo para los mensajes. Porque conozco personas con más de 15 grupos que cada tres minutos reciben una notificación. Y el volumen de “dings” es salvaje (el caso es que no les pagan por eso y además tienen otra vida, trabajo, Correo…) Por otro lado, como hago con mis otras distracciones, las elimino cuando necesito cierta concentración, o me interesa disfrutar de un momento mío o junto a otros: una película, un café, un libro…

Berto va más allá diciendo que procura salirse de los grupos en los que le meten salvo casos contados. Actualmente estoy en 14 grupos de familia y amigos —siete en Whatsapp y siete en Telegram— y no me quiero salir de ninguno, pero por supuesto los tengo silenciados de forma permanente todos y sigo actuando igual: entro dos o tres veces al día a ver si hay mensajes nuevos, pero no estoy entrando de forma permanente y contestando al minuto salvo que esté en un tiempo muerto sin nada que hacer. Se te puede ir media vida en este tipo de grupos con cientos de mensajes diarios si no lo controlas de alguna forma.

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.