En recuerdo a Steve Jobs

Si mis cuentas no fallan, desde 1999 he comprado 35 Macs, 12 iPhones, unos 15 iPods y tres iPads. Todos para mi, mi familia o las empresas en las que he trabajado.

También he sido el responsable directo de que 12 personas y cuatro empresas utilicen Mac OS X en su día a día y de que unos 15 amigos y familiares tengan un iPhone.

Todos esas adquisiciones e influencias no las he realizado por llevarme una comisión, sino por ayudar a la gente a llevar a cabo más sencillamente parte de sus tareas diarias con unos buenos productos que son simples, funcionan bien y son fáciles de usar. He ayudado a vender productos de Apple (compañía fundada por Steve Jobs) sin que me paguen por ello y eso es algo de lo que me siento tremendamente orgulloso. Con mis acciones, he colaborado a extender parte de la filosofía de Apple, la cual no ha sido otra que la de Steve Jobs: la simplicidad, la belleza, la búsqueda de la perfección, la preocupación por los detalles y el querer destacar liderando e innovando.

Steve Jobs ha sido un genio que ha transformado -en mayor o menor medida- la vida de cientos de millones de personas. Su visión, su audacia y su creatividad nos han influido de tal manera que es difícil no considerarle como uno de los grandes personajes de la humanidad en los últimos 50 años.

He ayudado a Jobs a ganar decenas de miles de euros, pero soy yo el que le tengo que dar las gracias por haber aprovechado cada momento de su existencia mejorando la nuestra. Como CEO nos ha dejado historias fabulosas como la del logo de Google en el iPhone. No es la primera vez que hablo de Steve Jobs en el blog, ya lo hice años atrás recordando su extraordinario discurso en Stanford o en el momento de una de sus bajas médicas temporales. Posiblemente no vuelva a hablar de él aquí, así que, por si acaso, quiero darle las gracias públicamente por tantas cosas que me han ayudado en mi vida. GRACIAS, GENIO.

Ni Apple ni sus famosos productos existirían si Steve Jobs no hubiese desarrollado sus ideas, únicas y audaces, en el campo de la informática. Steve nos dejó ayer víctima de un cáncer de páncreas al que no ha podido vencer a pesar de haber luchado contra él como un jabato durante casi ocho años y de tener a su disposición todos los recursos económicos imaginables para ser atendido por los mejores mejores especialistas en las más prestigiosas instalaciones del planeta Tierra.

Algunos de los inventos-ideas de Jobs que han cambiado el mundo para siempre son:

  • Los sistemas operativos de ventanas (Windows lo copió)
  • Macintosh (el primer ordenador con ratón)
  • Pixar (Toy Story, Wall-E, Up, etc.)
  • Apple Stores (y muchos de sus diseños interiores)
  • Mac OS X
  • iMac
  • iPod
  • iTunes
  • iOS
  • iPhone
  • App Store
  • iPad

Como dijo Steve hace tiempo: “La muerte es posiblemente el mejor invento de la vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo”. Y así es. Hoy más que nunca.

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.

4 opiniones en “En recuerdo a Steve Jobs”

  1. Sin duda este hombre era un genio en muchos aspectos de su vida y por eso ha cambiado la nuestra a mejor, porque personas como él son las que mueven el mundo.

    Humanamente lo he seguido de cerca desde que escuché su discurso en Stanfor, me impactó y me gustó mucho.

    Los genios no deberían morir nunca, pero el legado de Steve Jobs permanecerá por siempre.

  2. Cuánta razón llevan tus palabras, Amigo. Hoy es un día triste porque nos ha dejado un Grande, un Genio a quien admirar, pero como bien dice María, su legado permanecerá por siempre.
    Desde aquí también quiero darle las gracias por crear tantas y tantas cosas que nos han ayudado tanto y nos han hecho la vida mucho más fácil.
    Descansa en paz, Steve.

Comentarios cerrados.