¿Consumo o consumismo?

Esta semana fui a hacer la compra y tenía en la lista “echar al carro” algunos botes de refrescos y cervezas. Cuando estaba buscando la Fanta Zero, volví a observar que todos los paquetes de botes venían de ocho en ocho, dando prácticamente por desaparecida la era en que los refrescos se vendían de seis en seis. Esta modificación en la presentación de los packs de latas tiene como objetivo una sola cosa: vender más latas. No estás obligado a llevarte los ocho botes, pero de momento ya te lo han presentando así y acabas picando más de una vez.

Analizando superficialmente el macabro objetivo de Coca Cola, llegué a la misma disyuntiva que tengo desde hace meses: es mejor para la raza humana dejar de ser tan consumistas y consumir sólo lo necesario pero… con esta crisis en la que estamos metidos ¿cual es el punto equilibrado?Quicir, si dejamos de consumir, provocamos una caída brutal en la industria que consecuentemente trae consigo cierre de empresas y paro galopante lo cual nos acaba afectando sí o sí.

En realidad eso es lo que está ocurriendo ahora ya que el consumo ha bajado en muchos puntos porcentuales debido a tres factores: subida de precios (alimentos, combustibles, etc) que da lugar a una menor capacidad de gasto a nuestros bolsillos, falta de crédito (los bancos no nos dejan dinero tan alegremente como hace unos años) y poca confianza en el sistema que provoca que paralicemos muchas de las compras planeadas y deseadas.

Contra el primer punto poco podemos hacer las masas ya que si nos ponen el litro de gasoil a 3 euros, hemos de seguir llenando el deposito al menos para desplazamientos imprescindibles. Pero los puntos segundo y tercero si los podemos modificar ya que si el consumo crece, crecerá la producción, el empleo, los beneficios y de nuevo los prestadores de dinero tendrán dinero disponible para dejarnos y que olvidemos la crisis.

¿Entonces realmente la solución es ser consumistas pero con un cierto límite? Según estos planteamientos y tal como está organizada nuestra economía liberal, sí. Pero muchos quieren dejar de lado el consumismo absurdo y desean vivir en un mundo más calmado y feliz que no sufra estos vaivenes por culpa de la avaricia que hemos mostrado al desear más y más así que, ¿estamos dispuestos a cambiar realmente nuestra forma de actuar? ¿Nos sacrificaremos a cambio de tener un mundo “más cutre” y tranquilo y no tan pro-moda, fashion y estresante?

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.