El fin de "Aquí no hay quien viva"

Ayer por la noche emitieron en Telecinco el último capitulo de la serie “La que se avecina”, spinoff-continuación de la mítica “Aquí no hay quien viva” . El producto estaba exprimido hasta límites insospechados, con guiones cada vez más grotescos y surrealistas pero seguía gozando de cierta popularidad y una más que decente cuota de share.

Personalmente dejé de seguir la serie cuando esta abandonó Antena 3 y compró los derechos Telecinco. Continuaciones de este tipo nunca me parecieron buenas (similar a lo ocurrido con Dragon Ball GT) y apenas he visto en total 3 ó 4 capítulos de “La que se avecina”. Pero ayer comenzaba mi segunda semana de vacaciones y después de haber estado casi diez días cenando fuera y tomando pintas o cubatas en la post-cena, ya apetecía quedarse un día en el sofá viendo alguna chorrada en la tele para poner la mente en modo encefalograma plano. Quiso la casualidad que viera uno de los mejores puntos que recuerdo de un niño borracho (dentro de la serie “Aida”) y después me dispuse a ver con cierto cariño y nostalgia la última entrega de la serie protagonista de este post.

Del primer capítulo, allá por 2003, a este final y definitivo, aún permanecían ciertos personajes como Juan Cuesta, quizá el presidente de comunidad de vecinos más famoso de la historia o las viejas jubiladas (sólo 2 de ellas, la tercera murió hace unos meses).

En fin, que seguimos creciendo y que cada vez más cosas forman parte de nuestro pasado, cada vez tenemos más recuerdos y mas vivencias que nunca volverán. Qué jodido es hacerse mayor.

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.

4 opiniones en “El fin de "Aquí no hay quien viva"”

  1. Tranquilo. el año que viene volveran con otra serie casi idéntica… o a reponer los primeros capítulos…

  2. Piensdo lo mismo que Alejo, no es jodido hacerse mayor, lo jodido es sentirse mayor…….

Comentarios cerrados.