Una jornada en Rock in Rio

El fin de semana pasado dio para muchas cosas, pero principalmente para disfrutar de la Eurocopa (se hablará largo y tendido en un post aparte ¡cuántos momentos buenos nos ha dado!) y de Rock in Río.

He leído críticas favorables y desfavorables sobre este evento musical pero lo que normalmente vale es vivir las experiencias en primera persona y en este caso la mía fue muy buena.

Fuimos el viernes, día que se inauguró, y con decir que llegamos al lugar a las seis de la tarde y estuvimos allí hasta las cuatro de la mañana bastará para poner de manifiesto que allí no hay ni un minuto de aburrimiento.

Aspectos tan importantes como el acceso, la organización y la distribución de espacios son sólo algunos puntos en los que Rock in Río aprueba con buena nota.

El escenario Mundo es uno de los puntos fuertes de la ciudad del Rock; es gigante y precioso, puedes ver el concierto que haya en ese momento saltando en las primeras filas (fue nuestro caso en el de Alanis Morissette) o sentado en la pradera de césped artificial (así vimos a Manolo García y Neil Young). Además, hay atracciones, más escenarios, una zona de música de baile, espacios para niños, un mini hospital, zonas de restauración y miles de stands publicitarios donde lo mismo te obsequian con un zumo que con una guitarra de plástico.

Puntos a objetar: debería haber más papeleras y la cerveza tendría que estar más fría.

En fin, que me gustó mucho asistir y si puedo, me gustaría repetir este fin de semana (¿alguien me puede obsequiar con unas invitaciones? XP)

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.

10 opiniones en “Una jornada en Rock in Rio”

  1. Una foto de la tia esa que se comió a Alanis Morrisete no estría mal jejej…Por cierto hay muchos baños? o hay que hacer cola??

  2. El Rock in estuvo muy muy bien; y no, con los baños no hay problema, bueno no había porq ayer acabó. Eseremos que utilicen esas instalaciones para más cosas.

  3. ¿Es cierto que Bob Dylan parecía un datil arrugado visto desde lejos?(No me mireis a mí, se lo oí a Berto el otro día en la tele)

  4. Nosotros a Bob Dylan no le vimos en directo, pero en la tele se le veía bastante abuelito.

  5. Lo del cuerpo es lo de menos, lo que importa es la musica, y de eso Dylan sabe un rato.No se va a un concierto a ver cantantes guapos, digo.

  6. Hombre, ya… Pero ha perdido mucho, ya no resulta tan auténtico.Y lo digo desde la adoración y el lamento, que yo perdí la virginidad con The Hurricane de fondo.

Comentarios cerrados.