Roma

El pasado 1 de noviembre hicimos otro viaje que teníamos pendiente: visitar la Ciudad Eterna. Personalmente lo que mas me impresionó fue el Coliseo, el anfiteatro más grande creado por el Imperio Romano construido hace casi 2000 años para que 50000 personas rugieran sedientos de sangre (animal, humana o divina). Con esos datos en la cabeza, la cantidad de veces que he deseado visitarlo y teniendo a mis pies tan impresionante mole arquitectónica sólo tenía ganas de pasar dentro por lo que pagamos los 11EUR de la entrada y nos metimos a pasear por las (pocas) gradas y pasillos que hay practicables.

Coliseo street

El día anterior habíamos estado en los Museos Vaticanos donde aparte de presenciar colas kilométricas (menos mal que llegamos 2 horas antes de que se abrieran), nos recreamos en la Capilla Sixtina. ¿Lo mejor de la capilla? Todo lo pintado por Miguel Angel, realmente es abrumador. ¿Lo peor? El ruido que hacía tanta gente que dejaban pasar a la vez y los que hacían fotos a pesar de estar prohibido (los guardias tenían que estar como profesores de colegio persiguiendo a los rebeldes). Estar en un sitio así implica admiración, reflexión, pausa… y no risas y hablar alto con tus acompañantes.

Me gustaría destacar mas datos de Roma: apenas hay semáforos y pasos de cebra, teníamos que cruzar por donde mejor nos viniera. ¿Y las pizzas, mi plato preferido? Sinceramente esperaba algo más. Estaban buenas, por supuesto, aunque para mi gusto no superaban a las Sbarro de New York.

Por supuesto hicimos ¡fotos!

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.

1 opinión en “Roma”

  1. A mi lo que ams me impresionó de Roma fue el Moisés de Miguel Ángel. Lo mejor fue lo que hizo el mismo Miguel Ángel cuando lo terminó, que le dió con el martillo en la cabeza y dijo: habla!!!!! Se me ponen los pelos de punta………

Comentarios cerrados.