Mapas y mapas

Desde que tengo uso de razón (WTF?) me han gustado los mapas. A veces me acerco a oficinas o sedes empresariales donde tengo que asistir a reuniones y en algunas de ellas me encuentro con mapas de un tamaño considerable colgados de la pared. Me quedo completamente embobado viendolos ya sean de la Tierra completa, de un país, de una finca, antiguos, modernos… Me encantan.

Pero existen otro tipo de mapas a estos que os he comentado. Los mapas para turistas. Siempre los odié y aún sigo pensando que ponerte a mirar un mapa en medio de una calle llena de gente de una ciudad que no conoces causa el mismo efecto en cualquiera que te vea al de llevar una pancarta que diga: “Soy turista. Róbame, es fácil.”

Pero en noviembre de 1999 estaba en un hotel de Chicago y en la mini-tienda que suele haber al lado de las recepciones encontré un mapa que me llamó la atención porque parecía estar dibujado con lápices de madera. Era tremendamente bonito y los 5 dólares que costaba me animaron a comprarlo. Nunca pude imaginar lo útil que me sería ese mapa tan original y que tanta información me daba sobre restaurantes, tiendas, museos, costumbres, parques, distancias…

Desde entonces, siempre que viajo a una ciudad que no conozco procuro comprarme el mapa correspondiente. Ya tengo más de diez y espero ir aumentando el número conforme pasen los años (¡eso significará que viajaré mucho!). Si estáis pensando en hacer un viaje no lo dudéis, MapEasy.

Autor: Elio

Si te ha gustado este post no dudes en suscribirte al feed RSS o a seguirme en Twitter para seguir comentando este y otros artículos que vendrán. Gracias por tu visita.